Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Cada vez más presos acosan a víctimas a través de Facebook

SACRAMENTO, California, EE.UU. (AP) — Lisa Gesik lo piensa dos veces antes de entrar en su cuenta de Facebook porque teme toparse con peticiones indeseadas de “amistad”, pero no de antiguas amistades a quien no ha visto en mucho tiempo, sino de su ex esposo, en prisión por haberla secuestrado a ella y a su hija.


Publicidad

Ni Gesik ni los funcionarios de la prisión pueden demostrar que su ex marido es quien envío los mensajes, que incluyen fotos de él con su ropa azul de la cárcel y gafas de sol oscuras, con los brazos cruzados mientras posa delante de una puerta tras las rejas.

No importa si él los envía él o un tercero. La mujer de Newport, Oregón, simplemente tiene miedo y está pensando en esconderse con su hija de 12 años de edad, a medida que se acerca la fecha para que el hombre recupere la libertad, en enero.

Tanto en Estados Unidos como en otros países, los reclusos utilizan cada vez más las redes sociales y teléfonos introducidos ilegalmente en las cárceles para acosar a sus víctimas y denunciantes e intimidar a testigos.

Los funcionarios del sistema penitenciario de California que monitorean las redes sociales dicen haber encontrado muchos casos en los que los reclusos se burlaron de las víctimas o les hicieron insinuaciones sexuales no solicitadas.

“La capacidad para hacer este tipo de contactos está creciendo exponencialmente. En muchos aspectos, la ley no se ha puesto al día con estos avances en la tecnología”, dijo Rob Bovett, un fiscal de Oregón cuya oficina procesó al ex marido de Gesik, Michael Gladney.

Timothy Heaphy, fiscal federal del distrito oeste de Virginia, dijo que el uso de las redes sociales por parte de los criminales para acosar a los testigos ha vuelto más difícil su trabajo.

“Todos los días nos topamos con testigos que tienen miedo de ser identificados”, dijo. “Si hay más posibilidades para que las personas encarceladas pueden traspasar los muros de la cárcel, eso va a hacer más difícil que nosotros consigamos cooperación”.

En una rara victoria, la oficina de Heaphy pudo enjuiciar a John Conner y Whitney Roberts después de que configuraron una cuenta de Facebook que Conner utilizó para intimidar a los testigos que se preparaban para declarar contra él bajo cargos de quemar dos casas para dañar a una novia y cobrar el seguro.

Héctor García hijo utilizó un celular ingresado ilegalmente en la prisión estatal de Kern Valley para buscar apoyo en Facebook a una huelga de hambre de parte de los presos, en busca de mejorar las condiciones de encarcelamiento de los líderes de pandillas alojados en pabellones especiales de seguridad.

El descubrimiento sacudió a Isabel Gutiérrez. García asesinó a uno de sus hijos e hirió a otro en enero de 2005. Ahora Gutiérrez teme que su propia red social la haya vuelto vulnerable.

Los guardias encontraron el teléfono usado por García y lo castigaron con una reducción de 30 días en su liberación adelantada y quitándole 30 días de ciertos privilegios, como el uso del patio en la cárcel o poder ver televisión y oír radio.

Los abogados que representaron a García y Gladney en sus procesos penales anteriores no contestaron las llamadas telefónicas de The Associated Press en busca de comentarios en nombre de sus antiguos clientes.

Sitio web imagenes: 24con.elargentino.com; pitonizza.com