Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Alerta en Holanda por nueva falsa fiesta de Facebook

La ciudad holandesa de Arnhem, al este del país, contiene el aliento la noche de este viernes ante la posibilidad de que otra falsa fiesta, convocada a través de Facebook, desemboque en una batalla campal, informa El País, de España. Unas 2.000 personas han anunciado su presencia en las calles por medio de las redes sociales. Su reacción es similar a la registrada la semana pasada en la ciudad de Haren, al norte del territorio.


Publicidad

La villa, de 18.000 habitantes, soportó los peores disturbios de su historia cuando 3.000 jóvenes inundaron sus calles bebiendo y bailando. Arnhem suma 150.000 vecinos, y la policía y el ayuntamiento han establecido controles para impedir la entrada a visitantes no deseados. De momento, los agentes han devuelto ya a sus casas a varios grupos que acudieron al lugar en coches llenos de botellas de alcohol.

La prohibición de entrar en Arnhem estará vigente hasta las 8.00 horas del sábado, y la alcaldesa, Pauline Krikke, espera que los fiesteros hayan consultado a tiempo Facebook. El consistorio ha aprovechado el portal para recordar que la fiesta es ilegal y ha sido prohibida. También ha distribuido folletos informativos en las estaciones de ferrocarril y autobús para advertir de que la policía no hará excepciones. Antes de que fuera borrada, la página de Internet que anunciaba la fiesta decía lo siguiente: “Nos vemos en Arnhem para una fiestecita. La bebida no está incluida”. Y además: “No queremos líos. No nos consideramos responsables de lo que pueda ir mal”, escrito por los supuestos organizadores.

Situada a la orilla del Rin, Arnhem posee varios puentes que la comunican con el resto del país. Su historia arqueológica suma 70.000 años, pero es recordada sobre todo por el intento fallido de los aliados de liberarla en 1944. Fue uno de los mayores desastres de la II Guerra Mundial, marcado por el heroísmo de las tropas, y ha sido recordado varias veces por el cine. Y el ayuntamiento no quiere escribir ahora una página vergonzosa por culpa de la fiesta de Facebook.