Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Extrabajadores de hidroeléctrica se crucifican para exigir derechos laborales

Los tres extrabajadores de la represa y una mujer continuarán la protesta hasta recibir respuesta de la hidroeléctrica Itaipú. Foto: Telesur/Reuters

Asunción, 22 dic (Andes).- Una mujer y tres extrabajadores de la hidroeléctrica Itaipú, empresa binacional entre Paraguay y Brasil, pasarán los días festivos de diciembre con sus manos clavadas a cruces de madera frente a la embajada brasileña en Asunción, capital paraguaya, en reclamo por el pago de beneficios retroactivos contemplados en el protocolo de 1974.


Publicidad

Los tres hombres cumplieron este domingo 13 días crucificados, mientras que la mujer lleva cinco. Todos están decididos a continuar su inusual protesta hasta recibir respuesta al pago de retroactivos por su trabajo en la construcción de la hidroeléctrica, el cual aseguran sí cobraron los brasileños que participaron en la obra.

“Lo que más duele es pasar la Navidad acá sin ver a la familia, es triste escuchar la música navideña en la radio”, manifestó Rosa Cáceres, de 52 años, quien protesta a nombre de su esposo, extrabajador de la represa, que se encuentra enfermo en Ciudad del Este.

Los otros protestantes, Roberto Rosales, de 61 años, Roque Samudio, de 58, y Gerardo Orué, de 49, dijeron estar más agotados que Cáceres pero aseguraron que continuarán con su reclamo.

“Vamos a pasar Navidad, Año Nuevo, los Reyes y todo si no vienen soluciones”, aseguró Teodorico Franco, el portavoz de la coordinadora de extrabajadores de Itaipú y contratistas que agrupa a 9 mil 500 exempleados, de los casi 40 mil que participaron en la construcción de la represa.

Por su parte, el asesor jurídico del presidente de Paraguay, Sergio Godoy, les dijo a los extrabajadores que el documento con los reclamos a Itaipú ya había sido entregado, explicó Franco.

“Y estamos esperando la respuesta de Itaipú hasta este momento y nadie apareció. Si no viene solución no nos vamos a ir de acá, vamos a morir todos acá”, dijo Franco.

Además de permanecer crucificados, los tres hombres y la mujer no consumen alimentos sólidos y racionan la cantidad de líquido que toman para disminuir las necesidades fisiológicas.

Telesur/eg