Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Cordicom cree que es “discriminatorio” dar trabajo de reportera a Mafia Chumi

Foto del programa Vamos con Todo, tuiteada por el canal RTS, en donde aparece la mujer conocida como "Mafia Chumi" (izq).

El Cordicom, Consejo de Regulación y Desarrollo de la Información y Comunicación, ha observado en un comunicado hecho público que, en su opinión, el programa “Vamos con todo”, difundido en la cadena RTS, “estaría incurriendo en un acto de discriminación al utilizar, con propósitos sensacionalistas y bajo el pretexto de “darle una oportunidad” y “rehabilitarla de las drogas” la imagen de una mujer afro, joven y madre soltera conocida como “Mafia Chumi”.


Publicidad

El viernes, los productores de “Vamos con todo”, habían informado la intención de dar trabajo de reportera a la mujer, de nombre Briggitte Alarcón, a la que ofrecieron darle entrenamiento periodístico.

El Cordicom ha expresado su “inquietud” por lo que describe como “aprovechamiento de la condición y la imagen, bajo supuestos de “redención social” de una persona, cuya notoriedad la ha alcanzado, en las redes sociales, con la exhibición pública de sus adicciones y el uso de un lenguaje desenfadado, violento y procaz, viralizado en Internet con un video que además expone a menores de edad”.

La Cordicom observa que el de Mafia Chumi “no es el primer caso de este afán despiadado de los medios por ganar audiencia, y sostiene que el programa “banaliza la profesión periodística y refuerza estereotipos sobre la mujer y sobre una población que ha sufrido históricamente la exclusión” y se presenta al “pobre, delincuente y drogadicto” como sujeto susceptible de “regenerarse” con la concesión graciosa de un programa que ofrece oportunidades siempre y cuando haga de su vida un espectáculo.

La Cordicom exhora a los medios de comunicación a evitar la legitimación de prácticas que “podrían lesionar la convivencia democrática y pacífica de las personas y evitar mensajes que, aún a guisa de entretenimiento, perpetúen la discriminación y el menoscabo de los derechos humanos a una comunicación intercultural, incluyente, participativa y con responsabilidad social”. (I)