400 casos confirmados de ébola en la RD del Congo

En fotografía del 2 de febrero de 2015 una mujer es inyectada por un trabajador sanitario como parte de un programa de pruebas para el desarrollo de la vacuna contra el ébola en Monrovia, Liberia. (Foto AP/ Abbas Dulleh, archivo)

El brote de ébola desatado en el noreste de la República Democrática del Congo (RDC) supera ya los 400 casos, con 231 de ellos fallecidos, según los últimos datos difundidos por el Ministerio de Salud congoleño.

En concreto, las autoridades contabilizan 403 contagios, de los cuales 356 son positivos confirmados en laboratorio y 47 están catalogados como «probables» por no haber sido comprobados científicamente.

Entre los fallecidos, 184 muertes son igualmente infectados confirmados y los 47 restantes son los contagios probables.

Además, hay otros 56 casos en proceso de investigación.

Los datos están actualizados hasta el 24 de noviembre y señalan también que, hasta la fecha, cerca de 35.000 personas han sido vacunadas en la zona con un tratamiento experimental que dio buenos resultados en el pasado.

Este brote -el segundo en cuestión de meses en el país- se declaró el pasado 1 de agosto y afecta a las provincias de Kivu del Norte e Ituri.

Se ha convertido ya en el mayor de la historia del país en relación al número de contagios, algo que se atribuye en gran parte al rechazo de algunas comunidades a recibir tratamiento y a la inseguridad en la zona, donde operan decenas grupos armados.

Este sábado, el Ministerio de Sanidad informó de que el país expandirá los ensayos con cuatro tratamientos experimentales -las moléculas mAb 114, ZMapp, Remdesivir y Regeneron- y recogerá datos sobre su efectividad y consecuencias.

El virus del ébola se transmite a través del contacto directo con la sangre y los fluidos corporales contaminados y es más virulento cuanto más avanzado está el proceso, hasta alcanzar una tasa de mortalidad del 90 %.

La peor epidemia de esta enfermedad conocida en el mundo se declaró en marzo de 2014, con primeros casos que se remontan a diciembre de 2013 en Guinea Conakry, desde donde se expandió intensamente a Sierra Leona y Liberia.

La OMS dio por finalizada la epidemia en enero de 2016, después de registrarse 11.300 muertes y más de 28.500 casos, aunque la agencia de la ONU admitió que las cifras reales pueden ser más altas. EFE (I)

py-ngp/dgp

Paypal