Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Reliquias y tesoros medievales en el Museo Británico

20 minutos/ Las reliquias de santos y su importancia en la Edad Media por la condición de conexión entre la tierra y el Cielo. Esa es la pretensión de British Museum, que exhibe en su sede central londinense la muestra Treasures of Heaven: saints, relic and devotion in medieval Europe (Tesoros del Cielo: santos, reliquias y devoción en la Europa medieval).


Publicidad

La exposición, que es presentada por los organizadores como la más importante de su género celebrada hasta ahora, reune por primera vez tesoros y reliquias cristianos cedidos por museos y colecciones de Europa y América. Hay también una importante aportación del Vaticano.

El British destaca que es la primera vez que tal cantidad de reliquias cristianas se puede ver en el Reino Unido desde el siglo XVI, cuando la reforma protestante y la consiguiente separación de Roma derivó en la destrucción casi total de todo el arte devocional, las reliquias y los relicarios.

 

Relicario de la corona de espinas

Tres espinas de la corona y trozos de la Vera Cruz

Entre las piezas destacan tres de las espinas que, según la tradición, formaban parte de la corona que colocaron a Jesucristo en la cabeza antes de la crucifixión; fragmentos de la Vera Cruz; la leche del pecho de la Virgen María; pelos de Juan el Bautista, y el Mandylion (lienzo) de Edesa, considerado como la primera representación de la cara de Cristo.

Durante la Edad Media el uso de reliquias empezó a tener un gran auge y la construcción de relicarios parea contenerlas terminó por convertirse en una subdisciplina dentro del arte sacro.

Los responsables Treasures of Heaven afirman que las reliquias de Cristo y los santos, así como los objetos y posesiones asociados con ellos todavía son  para los creyentes “un puente entre el Cielo y la tierra”.

La exposición, que reune unas 150 piezas, incluye numerosos relicarios, contenedores de oro y plata, opulentamente adornados, que eran moldeados y tallados a mano por los mejores artesanos de su tiempo para agrandar su “valor símbólico y la importancia de su sagrado contenido”.

La exposición, que es presentada por los organizadores como la más importante de su género celebrada hasta ahora, reune por primera vez tesoros y reliquias cristianos cedidos por museos y colecciones de Europa y América. Hay también una importante aportación del Vaticano.

El British destaca que es la primera vez que tal cantidad de reliquias cristianas se puede ver en el Reino Unido desde el siglo XVI, cuando la reforma protestante y la consiguiente separación de Roma derivó en la destrucción casi total de todo el arte devocional, las reliquias y los relicarios.