Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Se prepara la mayor exposición del flamenco van Eyck en Europa

Al pintor flamenco Jan van Eyck (1390-1441) es considerado por algunos historiadores del arte el inventor del retrato en la pintura occidental. Su cuadro del matrimonio Arnolfini, datado en 1434, es la antesala del retrato burgués y uno de los primeros no hagiográficos (relacionado con la vida de los santos) que se conservan.


Publicidad

No es este pasmoso y polémico óleo sobre tabla (formó parte de la colección real española, fue robado por el ejército francés durante la Guerra de la Independencia y comprado por 730 libras por la National Gallery de Londres en 1842) la única obra maestra del pintor más dotado del siglo XV, un artista del gótico tardío cuya obra anuncia y se adelanta al deslumbrante Renacimiento.

La mayor exposición sobre Van Eyck y su tiempo está en la última fase de producción, anuncia el Museo Boijmans Van Beuningen, de Rotterdam (Holanda). La muestra De weg naar Van Eyck (La vía de Van Eyck) se exhibirá el año que viene en la sede de la pinacoteca. Luego irá a los Museos Estatales de Berlín, informa 20 minutos.

La exposición reunirá cuadros cedidos por la práctica totalidad de los grandes museos públicos europeos y de los Estados Unidos. Agrupará centenares de obras de Van Eyck, los artistas de los Paises Bajos, Alemania y Francia que le inspiraron y su hermano mayor Hubert, eclipsado por el genio de Jan.

El museo organizador está intereada en destacar las “numerosas innovaciones” desarrolladas por los pintores de la época. Sobre este “caldo de cultivo”, Van Eyck y las generaciones de artistas posteriores “llevaron el refinamiento al extremo”.

Siglo de intercambio de ideas en Europa

El siglo XV vio como en Europa se intercambiaban “ideas artísticas, cuadernos de modelos y también obras maestras y artistas”, lo que dio lugar al “gótico internacional”, empujado por la labor de mecenazgo de las casas reales y el pujante comercio entre urbes como París, Rotterdam o Roma.

Van Eyck, a quien durante muchos años se consideró como inventor del óleo por su dominio de la pintura con esta técnica (tesis que ha sido demostrada como incorrecta por los historiadores, ya que el óleo es anterior), tuvo gran fama y reconocimiento en vida. Su fabuloso uso de las veladuras (pintar mediante capas muy delgadas y superpuestas de pintura húmeda), la luminosidad, intensidad y detalle de sus obras lo convirtieron en el más aclamado pintor de su época.

El tremendo naturalismo de sus obras, su ilustración cultural y valentía (se atrevió a pintar, pese a la moral de la época, los vellos púbicos de Adán y Eva en el retablo El Políptico de Gante, de 1432) y el detallado trazo de sus retratos, donde integra al espectador gracias al uso de alegorías simbólicas, fueron saludadas con alborozo en su tiempo y muy admiradas por sus contemporáneos.

El padre del retrato moderno ejerció una enorme influencia en el arte flamenco y europeo de los siglos siguientes. Pese a todo, hay algunas obras de su legado que se han perdido.