Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Feria de Fráncfort se inaugura con necesidad de mantener la diversidad editorial

Berlín, 7 oct (EFE).- La Feria del Libro de Fráncfort, la más grande del mundo en el sector, se inauguró hoy con Finlandia como invitado de honor y con una defensa por parte de los libreros alemanes de la necesidad de mantener la diversidad editorial ante las amenazas monopolísticas de los grandes consorcios.


Publicidad

Finlandia, según los organizadores, es un país en el que, según las estadísticas, cada ciudadano pasa 45 minutos diarios con un libro, lo que sólo es superado por los islandeses.

El presidente de Finlandia, Sauli Niinistö, tiene una hipótesis sobre el origen de esa intensidad lectora. “Finlandia es un país con poca densidad de población y, cuando la gente tiene dificultades para encontrarse, entonces lee”, dijo el mandatario en declaraciones previas a la ceremonia de inauguración.

En la muestra estarán presentes cerca de 7.000 expositores de aproximadamente cien países y se espera que durante los cinco días de la Feria haya 300.000 visitantes.

Según el director de la Feria, Jürgen Boos, el número de expositores es constante, pero hay una gran volatilidad, y un 30 por ciento de los mismos siempre cambian. Este año, según Boos, habrá un aumento de la presencia de Latinoamérica y del sudeste asiático.

El presidente de la Asociación de los Libreros Alemanes, Heinrichen Riethmüller, destacó hoy la importancia de la variedad del mundo del libro, cuya infraestructura puede verse amenazada por la forma como la digitalización favorece la creación de monopolios.

“El mundo del libro en Alemania es un modelo para el mundo, en buena parte por su infraestructura de cerca de 3.000 editoriales y 6.000 librerías”, dijo Riethmüller en la conferencia de prensa inaugural de la Feria del Libro de Fráncfort.

“Esas estructuras son claves para el funcionamiento de la cultura del libro”, agregó.

“Queremos convencer a través de la calidad y a la vez defendernos de los ataques a nuestras estructuras por parte de empresas monopolísticas”, subrayó.

El ataque de Riethmüller a los monopolios se produjo poco después de que Amazon anunciara la introducción de una tarifa plana para acceso a libros digitales en Alemania, en medio de una disputa con buena parte de los editores alemanes sobre la comercialización y la distribución de beneficios del libro electrónico.

Algunos editores y libreros acusan a Amazon de atentar contra el precio fijo de los libros, una herramienta clave para la supervivencia de los libreros independientes.

Riethmüller subrayó que la digitalización entraña riesgos pero también oportunidades y dijo que el mundo del libro necesita asumir el desafío digital pero manteniendo las redes de librerías para no perder su significado cultural.

El ministro de Asuntos Exteriores alemán, Frank Walter Steinmeier, también advirtió contra las tendencias monopolísticas en la red y dijo que se necesitan normas internacionales claras para el mundo digital, también en lo referente a los derechos de autor.

Los libreros ven un motivo de optimismo en el hecho de que el negocio de las librerías tradicionales ha perdido menos facturación en lo que va del año que el resto de los canales de distribución.

En Alemania, la facturación del sector del libro ha bajado en lo que va del año un 3 por ciento, mientras que la de las librerías tradicionales ha descendido un 1,8 por ciento.

Los libreros tienen la esperanza de que el negocio de Navidad les permita recuperar terreno y terminar el año con una facturación al mismo nivel de la de 2013. EFE