Ecuador. domingo 24 de septiembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Entre abucheos y aplausos Cannes debate el auge de Netflix

De izquierda a derecha, la actriz Emma Thompson, el director Noah Baumbach, los actores Ben Stiller, Dustin Hoffman y Adam Sandler y el director ejecutivo de Netflix Ted Sarandos, posan para los fotógrafos con motivo de la presentación del flme "The Meyerowitz Stories" en el Festival de Cine de Cannes, el domingo 21 de mayo del 2017 en Cannes, Francia. (Foto por Arthur Mola/Invision/AP)

CANNES, Francia (AP) — El Festival de Cine de Cannes ha servido este año como una consulta popular en torno a Netflix, con votos registrados en abucheos y aplausos, y algunas de las figuras más grandes del cine expresando a viva voz sus opiniones.


Publicidad

Como el festival de cine más grande y prestigioso del mundo, Cannes a menudo ha sido una especie de ayuntamiento ostentoso en la Riviera francesa que mide las fluctuaciones de la industria del cine. Este año, el impacto sísmico de Netflix y sus crecientes ambiciones con el séptimo arte han sido protagonistas.

El festival por primera vez tiene dos películas de Netflix compitiendo por la codiciada Palma de Oro, su máximo premio: “Okja” del director surcoreano Bong Joon-ho y “The Meyerowitz Stories (New and Selected)” de Noah Baumbach, protagonizada por Adam Sandler. Estas selecciones desataron protestas de los exhibidores franceses, aterrados con la idea de que uno de los más grandes honores del cine vaya a una película que no se exhibirá en pantalla grande.

Cuando no se pudo alcanzar un acuerdo entre Netflix y los cines franceses, el Festival de Cannes declaró que el próximo año las películas realizadas solo para streaming no se aceptarán en la competencia. Pero esa medida ha hecho poco por apaciguar las pasiones alrededor de Netflix o las ansiedades por el futuro de la experiencia cinematográfica.

El logotipo de Netflix, que aparece antes de sus dos películas, ha sido recibido con vítores y abucheos. Cuando la proyección de “Okja” tuvo que ser interrumpida por un error técnico, el festival emitió rápidamente un comunicado prometiendo que no se trató de ningún juego sucio contra Netflix.

Cuando se trata de Netflix, en Cannes no están tranquilos.

“Mientras esté con vida, lucharé por una cosa que temo que las nuevas generaciones no conocen: … la hipnosis de la gran pantalla para el espectador”, declaró el presidente del jurado, el realizador español Pedro Almodóvar, al inaugurar el festival.

La experiencia de Netflix en Cannes, que culminó en una fiesta en una villa el domingo por la noche, llevará sin duda al gigante del streaming a reconsiderar sus estrategias para el festival. Ted Sarandos, director de contenido de Netflix, dijo a la publicación Variety que un regreso a Cannes era “menos atractivo” por el cambio en las reglas.

El distanciamiento lleva a una pregunta: ¿Quién necesita más del otro, Cannes o Netflix?

Por gran parte de sus 70 años de historia, Cannes ha sido un lugar importante e influyente para que estrellas, cineastas y compañías de cine reclamen su derecho en la industria. Netflix, como su rival de streaming Amazon Studios, ha hecho de los festivales un foco, adquiriendo películas de Sundance a Venecia y usando los reflectores de lugares como Toronto y Cannes para lanzar sus cintas. La naturaleza global de Cannes hace que este festival sea ideal para Netflix, que se ha expandido a 190 países.

Netflix también se está embarcado en su más ambiciosa incursión en el cine de alto presupuesto, con producciones que incluyen “War Machine” de Brad Pitt este viernes, “Okja” en junio, y “Bright”, con Will Smith, en diciembre. Smith, un miembro del jurado de Almodóvar, habló a favor del servicio.

“En mi casa, Netflix no ha sido más que un total beneficio”, dijo el actor.

Otros también lo elogiaron.

“Bong logró hacer lo que él hizo con este filme — su tamaño, su alcance — como resultado de que ellos le dieran una especie de carta blanca y el presupuesto que necesitaba para hacerlo, cuando otras personas no lo hicieron”, dijo el astro de “Okja” Jake Gyllenhaal.

Nuevos jugadores como Netflix y Amazon les han dado a los cineastas una opción necesaria a los limitantes estudios de Hollywood, que notablemente este año no tienen presencia en el festival de Cannes. Y Netflix, que recientemente superó los 100 millones de suscriptores (cerca de la mitad en Estados Unidos), está lista para seguir aprovechando las carencias de los estudios.

Grandes cadenas de cine se han negado a proyectar películas de Netflix si éstas están simultáneamente disponibles para streaming, una movida que Netflix ha criticado. Amazon, que también tiene varias películas en Cannes, ha sido menos perturbadora al presentar sus cintas en cines mucho antes de que lleguen a los suscriptores de Amazon Prime. Todd Haynes, cuya entrada en Cannes “Wonderstruck” en un estreno de Amazon, dijo que su división de cine está integrada por “verdaderos cineastas”.

Pero los estrictos guardianes franceses de la tradición dictan que cualquier filme que se exhiba en las salas de cine debe esperar tres años antes de llegar a los servicios de streaming.

“Si vas a Nueva York, hay menos salas de cine que en el pasado. En Roma hay muy pocos cines. En Francia tenemos muchos. ¿Por qué? Porque existe un sistema que protege todos estos cines”, dijo Thierry Fremaux, director de Cannes, quien calificó la controversia de Netflix como “el inicio de una nueva discusión”.

Al entrar el festival en su segunda semana el lunes, el furor había comenzado a disminuir. Después de todo, las películas de Netflix, hechas por directores de renombre internacional, terminaron siendo bastante buenas.

Quizás Cannes y Netflix sí pueden coexistir.

___