Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

La singular relación entre Floyd Mayweather y su padre

En esta foto del 4 de mayo de 2013, Floyd Mayweather hijo escucha a su padre y entrenador durante una pelea contra Robert Guerrero por el cetro welter del CMB en Las Vegas (AP Foto/Rick Bowmer, archivo).

LAS VEGAS (AP) — Floyd Mayweather padre recuerda el momento en que descubrió que su hijo tenía talento para el deporte al que se habían dedicado algunos integrantes de la familia.


Publicidad

El niño tenía apenas nueve o 10 meses. No caminaba siquiera. Pero su padre le había mostrado cómo debía colocar las manos, a la manera de un boxeador en guardia.

Y el pequeño aprendió rápidamente.

“Un día entré a la habitación y él estaba recostado sobre la almohada, haciendo exactamente lo que le había enseñado”, rememoró Mayweather padre. “Yo dije, ‘ya está, va a ser boxeador”’.

No pasó mucho tiempo antes de que padre e hijo protagonizaran otro momento que los marcó, pero de manera traumatizante.

El cuñado de Floyd padre le estaba apuntando con una pistola tras una disputa en Grand Rapids, Michigan. Mayweather cargaba a su hijo de un año. Como buen boxeador, Mayweather pensaba en sus pies.

“Yo no iba a soltar al bebé”, dijo Mayweather padre al diario Los Angeles Times en 2012. “No quería morir. No iba a poner a mi hijo en la línea de fuego, pero sabía que él no le dispararía al bebé. Así que me quitó la pistola de la cara, la bajó hacia mi pierna y ¡pum!”

El balazo destruyó buena parte de la pantorrilla izquierda de Mayweather, y prácticamente puso fin a sus aspiraciones de buscar un título en la división de los welter. Siguió peleando, pero su legado en el boxeo llegaría por otros derroteros.

Floyd padre no fue exactamente el guía que acompañó en todo momento al ahora púgil, quien está a punto de adueñarse de una bolsa récord de al menos 180 millones de dólares por enfrentar a Manny Pacquiao. Durante mucho tiempo, ambos estuvieron distanciados. Mayweather padre estaba en prisión, declarado culpable por un cargo de drogas, cuando su hijo peleaba en los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996, antes de convertirse en profesional.

Sin embargo, el padre es ahora el entrenador que ayuda a enseñar tácticas defensivas a Mayweather Jr, y que ha enfatizado en ese aprendizaje durante cada pelea. Estará en la esquina la próxima semana, en la arena del MGM Grand, confiado como siempre en las virtudes de un boxeador que lanzaba golpes antes de caminar.

Es sólo otro rival y otro combate.

“No hay nada distinto en esta pelea”, consideró Floyd padre. “Simplemente estamos ante un oponente. No pelearemos contra Cassius Clay. Pelearemos contra un tipo ordinario”.

Los dos Mayweather tuvieron una disputa pública durante más de una década. Sus diferencias llegaron a tal nivel en 2007 que Floyd padre estuvo a punto de aceptar un empleo como entrenador de Oscar de la Hoya, quien enfrentaría a su hijo en la pelea en que este último saltó a la fama.

Ahora ha reemplazado a su hermano Roger, como entrenador de Floyd hijo para sus últimas cuatro peleas. El hijo fue quien buscó la reconciliación, en parte porque sentía que el boricua Miguel Cotto le había propinado demasiados golpes.

Así, quería que su padre le enseñara cómo eludir los puñetazos. Ambos han enmendado la relación fuera del cuadrilátero, al menos por ahora.

“Probablemente yo no sería un boxeador si no fuera por mi padre”, dijo Mayweather. “Como él sabe, lo amo, y cada vez que peleaba no lo hacía por mí, lo hacía por los dos. Creo que a él le alegra eso”.

Mayweather padre ha recorrido un gran camino hasta Las Vegas, desde la penitenciaría federal en Michigan, donde estuvo más de tres años por vender cocaína. Se le liberó en 1998.

Tiene ahora 61 años, se recupera de la enfermedad pulmonar sarcoidosis y vive en una comunidad adinerada en la capital del juego.

Le preocupa que su hijo pierda dinero, pero no que pierda la pelea. Confía en el talento defensivo de Floyd, aunque considera que se muestra un poco más lento a sus 38 años.

Como un padre orgulloso, cree que su hijo es el mejor.

¿Y el entrenador?

“Es el mejor de la historia”, dijo Mayweather. “Es Floyd Mayweather padre, el hombre principal detrás de esto”. (D)