Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Suárez brilla, Neymar y Messi marcan en triunfo de Barsa

GRA206. BARCELONA, 25/04/2015.- El delantero ecuatoriano del Espanyol Felipe Caicedo (i) y los jugadores del FC Barcelona Javier Mascherano (d) y Sergio Busquets durante el partido de la trigésimo tercera jornada de Liga que disputan en el estadio Power8 Stadium. EFE/Alberto Estévez.

BARCELONA, España (AP) — Neymar y Lionel Messi volvieron a marcar, Luis Suárez lució en ambos goles y el Barcelona venció 2-0 al Espanyol el sábado para asegurarse una semana más el liderato de la liga española, que comanda ahora con cinco puntos de ventaja sobre el Real Madrid por la 33ra fecha. El ecuatoriano Felipe Caicedo fue titular en el Espanyol.


Publicidad

El Barsa, que sentenció el clásico ciudadano en la primera mitad y se sobrepuso a la expulsión de Jordi Alba a los 54 minutos para sumar nueve jornadas invicto, cuenta 81 puntos cuando le restan cinco choques para el final.

El Madrid, rival del Celta de Vigo al cierre del domingo, escolta con 76 unidades, mientras que el vigente campeón Atlético de Madrid marcha tercero con 69 y recibe a continuación al Elche.

La jornada sabatina se completa con los cotejos Getafe-Levante y Real Sociedad-Villarreal.

Neymar marcó a los 17 minutos por el Barsa y Messi amplió a los 25 con su 36ta diana liguera para acercarse un poco más al total de 39 que cuenta el madridista Cristiano Ronaldo, actual máximo artillero del campeonato.

El brasileño, por su parte, suma 19 en liga, apenas cuatro días después de anotar un doblete en la victoria por 2-0 sobre el Paris Saint Germain para clasificar a los azulgranas a las semifinales de la Liga de Campeones.

El Espanyol, que también vio como el mexicano Héctor Moreno se ganó la tarjeta roja en el último minuto, no gana en su estadio al acérrimo rival desde la campaña 2006-07, vio truncada una racha de seis fechas invicto y clasifica transitoriamente décimo.

El Barsa homenajeó el aniversario del fallecimiento de su técnico, Tito Vilanova, con una actuación sobrada ante el cuadro periquito, sin argumentos ni actitud para rebatir la avalancha de fútbol de los azulgranas.

El técnico Luis Enrique dispuso de su equipo de gala, salvando la inclusión del canterano Rafinha en la medular y dando descanso a Ivan Rakitic de cara a próximos compromisos, como la visita del Getafe el martes por la 34ta fecha.

Los visitantes se movieron con soltura desde el primer instante, hasta el punto de que los arabescos de Suárez, Messi y Neynar en posición avanzada parecían rutinarios. Mientras, el Espanyol perseguía sombras y, en las pocas ocasiones en que lograba hacerse con la pelota, tropezaba irremediablemente con ella.

La circulación era limpia para el Barsa, desde la defensa hasta el mediocampo, y brillante en los últimos tres cuartos de cancha, donde Neymar fue el primero en avisar con un remate raso bien tapado por Kiko Casilla.

El arquero blanquiazul empezó a sentir el agobiante preludio del alud en el siguiente arribo del brasileño y cabezazo a quemarropa de Suárez; y nada pudo hacer a la tercera llegada del Barsa, con cruce de Alba, maniobra de distracción de Suárez y remate final de Neymar.

El cuarto gol en cinco partidos del atacante brasileño confirmó la superioridad de su equipo y el dominio de la escena de Messi en su papel de creador, con pases bombeados a la espalda de los zagueros que sus compañeros recolectaban con sumo gusto e ideas traviesas.

Suárez se encontraba como pez en el agua en el rol de hombre referencia, capaz de ofrecerse, asociarse y descargar como hizo en el gol de Messi, hábil para empujar a la red el generoso pase del uruguayo, pese al escaso ángulo desde el segundo poste.

Aturdido y magullado, el Espanyol alcanzó a duras penas el descanso, feliz de que Casilla salvara el tercer tanto en zapatazo de Neymar, tras otra gran dejada de Suárez.

La tónica siguió nada más reanudarse el encuentro, cuando el brasileño perdió un nuevo mano a mano con el arquero, pero entonces Alba le complicó el partido al su equipo con una innecesaria expulsión por reiteradas protestas al árbitro, que le valieron dos tarjetas amarillas seguidas.

Ello no fue impedimento para que Suárez siguiera luciendo como asistente, pero Messi apuntó al poste en escapada y Neymar, con todo a favor, remató incomprensiblemente por encima del travesaño.

El error del brasileño pareció animar al Espanyol, pero la superioridad numérica tan solo le sirvió para mimetizar el fallo con una desacertada definición de Christian Stuani, ingresado de suplente.

El uruguayo tampoco consiguió batir al chileno Claudio Bravo por raso, y Moreno acabó retratando la impotencia local con su propia expulsión por igual motivo que Alba. (D)