Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Deportivo Cuenca le dio vuelta el partido a Barcelona

(API) QUITO 13 DE FEBRERO DE 2015, En el estadio Atahualpa Deportivo Quito recibe al Deportivo Cuenca FOTO API/JAVIER CAZAR en la foto C. Garcés (D. Cuenca) festeja su tercer gol en el partido 1x3

Cuenca (API).- Deportivo Cuenca logró su primer triunfo por 3-2 al mando de Aguinaga frente al Barcelona de Rubén Israel que sigue en caída libre.


Publicidad

Deportivo Cuenca tuvo un terrible primer tiempo, pero en el segundo le reventó la estrategia a Israel que empezaba a recular. El DT amarillo perdió el control y la iniciativa, el Expreso le pasó para arriba y le dio una clase de planificación. Barcelona sigue en su deprimente caída. Ni el aniversario 90 los motivo. Aguinaga dio vuelta la tortilla.        

El partido tuvo dos partes claramente diferentes. Barcelona se atrevió en los primeros minutos. Israel mandó a Brahian Alemán a desprenderse, a ganar la posición y tomar la responsabilidad de encontrar a sus compañeros de ofensiva en su nítido radar. Dueño de las pelotas paradas, el argentino le estalló un remate en las manos de Hamilton Piedra que regaló un rebote insólito en la mitad del área chica para que entre Lamas sin problemas a definir la primera. Buen gol del ex Independiente del Valle que estaría condicionado por la comisión de fútbol canaria por su bajo rendimiento. Con la ventaja, se fueron al descanso y el Cuenca se mostraba como un concierto de errores.

En el complemento, la propuesta de Aguinaga cambió y le dio a sus delanteros la guía para explotarle la espalda a un timorato Nazareno que siempre llegó a destiempo a coger sus marcas. En ese contexto, llegó el empate de Walter Zea. Golazo del canterano de El Nacional que lo madrugó a Lanza con un remate lejano y colocado. Acto seguido, el ‘Chucho’ Bolaños filtró y definió con fe ante la pobre respuesta de la zaga amarilla que se sembró. El Cuenca dominaba la escena y lo tenía contra las cuerdas a un Barcelona amargado y sin reacción. Así llegó el golpe de gracia de Bryan Oña que aprovechó un rebote de la defensa de Israel para conjugar una definición exacta. Con el 3 a 1 en el score, los locales se sintieron confiados y jugaban amparados por la pobreza de argumentos del Ídolo. El descuento de Blanco en el último minuto, no hizo otra cosa que atenuar el resultado y darle algo más de honra a una caída durísima.

Con el semestre echado a la borda, Barcelona tiene problemas mucho más graves que resolver. Israel tambalea en su puesto y la plantilla siente el rigor de sentirse desorientada. El Cuenca revive y Aguinaga, aunque no encuentra todavía su equipo, sin duda que sabe inspirar a su plantilla a sacar una garra indomable. Tortilla a la cuencana. (D).