Ecuador. Viernes 20 de enero de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Exhibición de Messi, triplete de Suárez, goleada del Barsa

Lionel Messi celebra tras anotar un gol en la victoria 6-1 del Barcelona ante Celta de Vigo por la liga espaÒola el domingo 14 de febrero de 2016. (AP Foto/Manu Fernandez)

Barcelona, 14 feb (EFE).- Leo Messi se vistió de Johan Cruyff en la goleada de su equipo ante el Celta (6-1), en un partido que será recordado por el penalti indirecto con el que el argentino emuló al holandés y también por los tres tantos de Luis Suárez, que se dispara al frente de la tabla de goleadores.

Publicidad

El tanto de penalti es similar al que consiguió Cruyff en 1982, cuando con la complicidad de Jesper Olsen creó esa manera de lanzar un penalti ante el Helmond Sport (5-12-1982). Hoy Messi hizo de Cruyff y Suárez de Olsen, aunque el uruguayo no le devolvió el balón a Messi, sino que remató a puerta.

Pese a la buena disposición del Celta y la falta de ajuste fino del Barça, los azulgranas tuvieron tres ocasiones antes del cuarto de hora para ponerse por delante, pero ni Messi en un lanzamiento de falta (min. 12) ni Neymar, en una extraordinaria acción de Iniesta en el minuto 15 resuelta por una gran intervención de Sergio, ni de nuevo el argentino en el 18 pudieron concretar.

Bravo también tuvo su incidencia en que el marcador se mantuviera inalterable, tras detener un disparo de Planas en una acción iniciada por Guidetti en el minuto 25.

Cuando Messi marcó el 1-0, tras un maravilloso tiro directo, el camino de la victoria parecía trazado para los locales (min.28), pero no fue así. El Celta siguió creyendo en su juego y Beauvue puso de nuevo a prueba a Bravo con una volea a doce minutos del descanso.

En una acción aparentemente sin peligro, Guidetti igualó el partido. Alba no estuvo atento en el despeje y derribó al delantero celeste, que empató desde el punto de penalti (1-1, m.39).

Todo cambió en los segundos 45 minutos. Salió el Barça del vestuario con una marcha más y pudo marcar en el primer minuto después de una ‘delicatessen’ de Neymar que acabó con un remate de Suárez al poste. Cambió la velocidad de circulación de balón y las estrellas azulgranas aparecieron más.

Ante eso, el Celta no le quedó más remedio que claudicar, acumular jugadores más cerca de su área y encomendarse a su meta Sergio, que salvó a su equipo en un par de buenas ocasiones, como en un disparo de Iniesta en el minuto 56.

El asedio azulgrana tuvo premio poco después. Leo Messi habilitó a Luis Suárez con un pase de genio por encima de la defensa, el uruguayo remató a bote pronto y puso el balón lejos del alcance de Sergio (2-1, min.58), pero el Barça se relajó durante unos minutos y permitió al Celta meterse de nuevo en el partido.

El argentino sirvió a Neymar en el 75 y Luis Suárez remachó a la red el 3-1. El cuarto de hora final fue un festival del argentino. Provocó un penalti y en su lanzamiento regaló uno de los momentos que se recordarán en la historia del fútbol.

En el minuto 81 se situó frente a Sergio y en vez de rematar a puerta hizo un pase adelantado. Luis Suárez entró desde atrás y marcó el 4-1.

Era el triplete del uruguayo pero no el último gol del partido. Antes del final, el uruguayo regaló dos goles, uno a Rakitic (5-1, min.85) y otro a Neymar (6-1, min.90), ambos resueltos con sendas vaselinas por encima del meta Sergio.

El Barça sigue solo arriba, con tres puntos más que el Atlético de Madrid y cuatro por encima del Real Madrid, y tiene el miércoles la posibilidad de incrementar en tres puntos más su diferencia, ya que jugará un partido atrasado en El Molinón. (D).

Publicidad