Ecuador. Domingo 22 de enero de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Djokovic manda en París

Paris (France), 28/05/2016.- Novak Djokovic of Serbia in action against Aljaz Bedene of Britain during their men's single third round match at the French Open tennis tournament at Roland Garros in Paris, France, 28 May 2016.??? (Tenis, Francia) EFE/EPA/ROBERT GHEMENT.

París, 30 may (EFE).- Aunque todavía no ha levantado nunca la Copa de los Mosqueteros, el serbio Novak Djokovic ya manda en París, donde impone su estatus de número 1 del mundo, en la pista y fuera de ella.

Publicidad

En su último duelo, que le sirvió para meterse en octavos de final contra el británico Aljaz Bedene, manejó el partido a su gusto con el objetivo de que acabara antes de que se echara encima la noche.

Al final, cuando iba a hacer la entrevista desde la pista con la que se cierra cada duelo en las canchas principales, se permitió el lujo de llamar al árbitro del partido. “Va a hablar el árbitro, bajo mi responsabilidad”, aseguró ante la hilaridad del público, en una actitud que recordaba a la frase “el Estado soy yo” que pronunció Luis XIV de Francia.

Otros, los más viejos del lugar, compararon el gesto con el que hizo también reír a la afición protagonizado por Jimmy Connors cuando subió a la silla del árbitro del partido para discutirle un punto.

Djokovic maneja todas sus armas para hacerse con un torneo huérfano de su principal dominador, el español Rafael Nadal, y de su hombre más carismático, el suizo Roger Federer, el preferido de los aficionados franceses.

A la espera de levantar su primera Copa de los Mosqueteros, el serbio ha comenzado a conquistar el corazón de los franceses.

Tras cada partido se dirige a ellos en francés, multiplica las citas con los medios de comunicación, canta, se disfraza, bromea, siempre tiene un gesto amable, una palabra para el niño que le pide un fotógrafo.

Ya no se comporta como hace unos años, cuando imitaba a Nadal o a John McEnroe. Ya no finge problemas físicos para desestabilizar al rival. Ahora, el bufón de la corte ha accedido al trono, aunque todavía no lo ha conquistado.

Djokovic no lo tendrá nunca tan cerca como en esta edición. Con la baja de Nadal, su ruta hacia su cuarta final, la segunda consecutiva, aparece totalmente despejada.

De los 7 rivales que figuran en su parte del cuadro, ninguno parece, sobre el papel, en disposición de desviarle de su objetivo, que le convertiría en el octavo tenista de todos los tiempos en poseer los cuatro grandes.

Ninguno de esos siete rivales le ha ganado un partido en los últimos tres años, lo que muestra que el serbio también gobierna sobre la pista.

El español Roberto Bautista, su rival por un puesto en los cuartos de final, solo le ha arrebatado un set en cuatro partidos y tampoco le han derrotado en ese periodo, ni Tomas Berdych ni David Ferrer, sus teóricos rivales por un puesto en las ‘semis’.

Ni tampoco el español Marcel Granollers, el austríaco Dominic Thiem, el belga David Goffin y el letón Ernests Gulbis, candidatos a ser su rival en semifinales.

La última vez que ‘Djoko’ perdió contra uno de ellos fue en el torneo de Roma de 2013, cuando cayó contra Berdych.

El serbio avanza hacia el título con seguridad. Si vence a Bautista -el partido, previsto inicialmente este lunes ha sido programado para este martes por la lluvia- igualará a Nadal con 10 cuartos de final en Roland Garros, uno menos que Federer.

Además, se clasificaría por trigésimo sexta vez para unos cuartos de un Grand Slam, igualando así a André Agassi en una clasificación también dominada por Federer con 47.

De conseguirlo, encadenaría 27 cuartos de grandes consecutivos. Estadísticas insuficientes para considerarle aun el jefe de Roland Garros, pero el serbio ya manda en París. (D)

Publicidad