Ecuador. Sábado 10 de diciembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Infantino: FIFA decidirá en enero si expande Mundial

El presidente de la FIFA, Gianni Infantino, habla en conferencia de prensa el lunes, 28 de marzo de 2016, en Luque, Paraguay. (AP Photo/Jorge Saenz).

ZÚRICH, Suiza (AP) — La FIFA quiere decidir en enero si la Copa del Mundo de 2026 será expandida de su formato actual con 32 equipos a uno de 40 o incluso 48 selecciones.

Publicidad

El presidente de la FIFA, Gianni Infantino, dijo el jueves que espera una decisión cuando el concejo del organismo se reúna por primera vez el próximo año. La sesión de enero probablemente sea en Zúrich.

“La sensación general es bastante positiva” hacia la expansión, dijo Infantino tras una reunión de la junta directiva del organismo. “La calidad del fútbol está mejorando en todo el mundo”.

Infantino dijo que su plan tiene el propósito de provocar “una euforia futbolística” durante meses en los países que se clasifiquen, y que no haya una sensación de “tragedia” cuando una selección favorita no se clasifique al torneo.

El Mundial de 2026, que muchos creen que podría jugarse en más de un país en Norteamérica, también podría ser organizado por la FIFA desde Zúrich en vez de un comité local.

Infantino mencionó los planes de la FIFA para “controlar por completo el flujo de dinero” y cómo se gastan cientos de millones de dólares en cada torneo, antes de la Copa del Mundo de 2022 en Catar.

La idea fue detallada en un documento de 70 páginas titulado “FIFA 2.0: La visión para el futuro”, que detalla la visión de Infantino para el organismo.

La FIFA otorgó 453 millones de dólares al comité organizador del Mundial de 2014 en Brasil, y tiene presupuestados unos 700 millones para la administración del torneo de 2018 en Rusia. La FIFA financia los gastos operativos del torneo, aunque no la construcción de estadios, transportación y otros proyectos de seguridad e infraestructura que usualmente ascienden a miles de millones de dólares.

La Copa del Mundo es el torneo insignia de la FIFA y genera alrededor del 85% de sus ingresos, por lo que su futuro es uno de los temas más importantes durante la gestión de Infantino que termina en menos de tres años. Los ingresos relacionados con el Mundial de 2014 rondan los 5.000 millones.

La promesa de otorgar más puestos en el Mundial probablemente sea atractiva para las 211 federaciones que votan, y la FIFA que un aumento en la cantidad de partidos genere un incremento en el precio de los contratos de transmisión y patrocinio. Infantino necesita de este dinero para cumplir con su promesa de campaña de otorgar cinco millones de dólares a cada federación cada cuatro años.

Infantino fue elegido al cargo en febrero y una de sus promesas de campaña fue añadir ocho países al torneo.

En un discurso reciente en Colombia, mencionó la posibilidad de un torneo con 48 selecciones, con una primera ronda de repechaje entre 32 equipos. Los 16 ganadores avanzarían a una fase de grupos con 16 selecciones preclasificadas.

Un Mundial con 40 equipos sería más problemático, ya que el formato típico de grupos de cuatro equipos probablemente dejaría a cuatro de los 10 segundos lugares fuera de los octavos de final.

En cambio, grupos de cinco países provocarían un desbalance en el itinerario y significaría que algunas selecciones tendrían la última fecha libre, lo que les otorgaría más tiempo para descansar rumbo a la segunda ronda. Además, crearía una fecha adicional, una posibilidad poco popular entre los clubes que ceden a sus jugadores.

Otro problema con la expansión del Mundial es cómo repartir los cupos adicionales entre las regiones, un debate que Sudamérica y la CONCACAF han avivado en el pasado reclamando más boletos.

La UEFA actualmente tiene 13 de los 31 puestos en el Mundial. El último es para el país anfitrión.

En cuanto al control centralizado del torneo, Infantino dijo que “no tiene que ver con confianza”.

“Simplemente es para ser más eficientes”, señaló, al ser cuestionado si Catar podría sentir que el organismo no confía en los administradores locales.

En otros puntos del plan:

—La FIFA tiene planes de cambiar su sistema de venta de entradas para la Copa del Mundo y cortar la relación con su socio MATH, cuyo contrato dura hasta 2018. Infantino dijo que “lamentablemente” la percepción es que la venta de boletos del Mundial “usualmente está asociada a escándalos”. La FIFA quiere tener más control sobre la venta y distribución de boletos para el torneo de 2018 en Rusia, y después administrará por su cuenta las operaciones o creará una subsidiaria para hacerlo.

—Utilizar la venta de boletos y la tecnología para tener una relación más directa con los aficionados.

—Reducir sus gastos al recortar los beneficios a los miembros de los comités, que ahora reciben viajes en primera clase y gastos pagados para sus parejas.

—Aumentar la presencia de la FIFA en el mercado de deportes online.

—Invertir en tecnologías para el futuro del deporte. (D).

Publicidad