Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

España advierte a Argentina que habrá “consecuencias” si nacionaliza YPF

MADRID (AP) — El gobierno español advirtió el jueves a Argentina que los “gestos de hostilidad” contra las empresas españolas, en referencia a la petrolera Repsol YPF, se interpretarán como un ataque al país y traerán “consecuencias”, en un duro mensaje que amenaza con agrietar las relaciones bilaterales.


Publicidad

“Si en alguna parte del mundo hay gestos de hostilidad contra los intereses de las empresas españolas, el gobierno los interpreta como hostilidad a España”, dijo el ministro de Industria, José Manuel Soria, desde Varsovia (Polonia), en declaraciones difundidas por los servicios de comunicación del gobierno.

“El gobierno de España lo que sí dice es que si hay esos gestos de hostilidad, éstos traen consigo consecuencias”, añadió, en lo que constituye la primera advertencia que lanza el gobierno del Partido Popular desde que comenzara el contencioso entre la compañía ibérica y el gobierno argentino por la filial Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF).

YPF está participada en un 57,43% por la española Repsol y en un 25,46% por el grupo argentino Petersen, que es el responsable de su gestión. El Estado argentino tiene una participación minoritaria. La filial argentina representa el 42% de las reservas totales de Repsol, cifradas en 2.100 millones de barriles de crudo, y un 25% de sus beneficios de explotación.

Seis provincias argentinas han retirado recientemente concesiones de distintas áreas hidrocarburíferas a YPF, alegando el incumplimiento en los planes de inversión. Ello supone el 19% de la producción nacional de crudo de la empresa, según estimaciones del sector energético. En respuesta, YPF, que niega las acusaciones de falta de inversión, ha interpuesto demandas ante la justicia.

Pero muchos analistas consideran que detrás de la presión oficial para que la compañía aumente sus inversiones en la exploración y explotación de petróleo y gas hay una voluntad de nacionalizar la petrolera, que fue privatizada en la década de 1990.

El gobierno de Cristina Fernández no ha negado esa posibilidad, aunque en las últimas horas ha cobrado fuerza la versión de que la mandataria anunciaría en un corto plazo el reingreso del Estado en YPF con una participación mayoritaria, sin que se sepa cómo adquiriría las acciones y el precio que pagaría por ellas.

En este contexto de tensión entre la petrolera y el gobierno, el presidente de Repsol YPF, Antonio Brufau, se reunió el jueves en Buenos Aires con el ministro de Planificación, Julio de Vido, confirmó a The Associated Press el portavoz de YPF, Sergio Resumil, que dijo desconocer el contenido del la reunión.

Jorge Sapag, gobernador de Neuquén, una de las mayores provincias petroleras, afirmó el martes a periodistas que “se viene una sociedad de economía mixta”, donde habría “participación de las provincias en el directorio” de la empresa. Neuquén es uno de los distritos donde YPF ha perdido la concesión de varias áreas de producción de hidrocarburos.

YPF negó los cuestionamientos y reportó que aumentó 50% su inversión en Argentina en 2011.