Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Argentina celebra propuesta del G-77 a la ONU sobre reestructuración de deuda

Una familia camina frente a un grafito que habla de "buitres" en referencia a la disputa entre el gobierno argentino y un fondo fondos de cobertura de Estados Unidos, conocido localmente como "fondos buitre", en Buenos Aires, el viernes 1 de agosto de 2014. (Foto AP/Victor R. Caivano)

Buenos Aires, 29 ago (EFE).- Argentina saludó hoy la decisión del G77 más China de presentar una propuesta en Naciones Unidas sobre la conveniencia de establecer un marco regulatorio para los procesos de reestructuración de deuda soberana.


Publicidad

La propuesta será debatida el próximo 9 de septiembre, según anunciaron hoy en Buenos Aires el canciller argentino, Héctor Timerman, y el ministro de Economía, Axel Kicillof, que expresaron su confianza en que la reunión de Naciones Unidas permita crear una nueva convención internacional sobre deuda soberana.

La iniciativa persigue aprobar una “Convención Multilateral para establecer un marco jurídico regulador de los procesos de reestructuración de las deudas soberanas” con el objetivo de aumentar la “eficiencia y previsibilidad” de esas negociaciones y la estabilidad económica de los países involucrados, apuntaron.

La propuesta del G-77 más China, explicó Timerman, está motivada por la situación actual en Argentina, sacudida por una crisis de deuda provocada por un fallo del juez estadounidense Thomas Griesa a favor de fondos especulativos que reclaman a Buenos Aires el pago íntegro de los bonos soberanos.

En caso de que Naciones Unidas apruebe la petición, Argentina y otros países interesados podrán presentar sus aportaciones para escribir la convención.

En el caso argentino, el canciller subrayó su interés por preparar un proyecto que estaría listo “antes de fin de año” y se convertiría en una suerte de “Ley de Quiebras que le hace falta a los países”.

“Si la mayoría vota afirmativamente, en menos de un año la Argentina habrá dado al mundo una Convención para resolver en forma justa, equitativa y no bajo amenazas de un sistema que pueda establecer un juez o un país, sino en base a lo que resuelvan todos los Estados miembros de las Naciones Unidas”, dijo Timerman en rueda de prensa.

El canciller defendió “la necesidad de crear un marco legal” para llenar el “vacío que ha permitido al juez Griesa tomar las decisiones que tomó”.

La decisión de Griesa, denunció por su parte el ministro de Economía, “va a complicar el funcionamiento de las finanzas internacionales”.

“Un juez y tres millonarios están complicando hasta tal punto las reestructuraciones de deuda internacionales, que probablemente el día 9 en las Naciones Unidas se tome el caso argentino como un disparador de una nueva convención internacional”, insistió Kicillof.

“Nunca más a los Griesa, nunca más a los Singer”, dijo el ministro en alusión a la demanda contra Argentina interpuesta por el fondo NML, que encabeza el multimillonario Paul Singer y que originó el fallo del juez estadounidense.

Para Kicillof, “el sistema judicial norteamericano ha puesto a Argentina en una posición absolutamente inesperada para todo el mundo” con una decisión que “no esta acompañada por la más mínima lógica” y que se ha transformado en “un problema que atañe al sistema financiero global”.

El titular de Economía consideró que la aprobación de una iniciativa internacional en Naciones Unidas sobre deuda debería afectar al conflicto legal que mantiene Argentina con los fondos especulativos, aunque admitió que “depende de los términos que se adopten en la Convención”.

Para Kicillof, “sería extraño” que si el caso argentino es lo que “gatilla” (impulsa) la necesidad de esta convención no lo “afecte de algún modo”.

No obstante, subrayó que “no queremos ser un ejemplo de estudio, queremos que esta convención llame a la lógica y que lo que resuelva se aplique también al juez Griesa” y recalcó que se demostrará que “este es un problema internacional” y que merece ser resuelto.

Tras el fallo de Griesa, Argentina afronta una millonaria sentencia que le obliga a pagar a los fondos de inversión litigantes el monto íntegro reclamado y mantiene bloqueados los pagos a parte de sus acreedores de deuda reestructurada. EFE