Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

FMI califica a ALBA, Mercosur y Unasur como “plato de espaguetis” de beneficios confusos

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde (d), y la presidenta de Chile, Michelle Bachelet (i), participan hoy, viernes 5 diciembre de 2014, durante la inauguración de una conferencia de alto nivel sobre los desafíos para el crecimiento de América Latina que se celebra en Santiago de Chile (Chile). EFE/MARIO RUIZ

SANTIAGO, Chile (AP) — La directora del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, exhortó el viernes a frenar la violencia en América Latina y a revitalizar los grupos regionales más allá de lo que calificó como una proliferación de bloques, cuyos beneficios consideró son confusos.


Publicidad

Lagarde destacó a la alianza público-privada como una de las vías de los países regionales para impulsar el desarrollo porque “es una solución donde ganan todos, si se hace adecuadamente y bien”.

La funcionaria internacional y la presidenta Michelle Bachelet inauguraron en la capital chilena el foro económico de dos días titulado “Desafíos para asegurar el crecimiento y una prosperidad compartida en América”, organizado por el Fondo y el Ministerio de Hacienda chileno.

Enfatizó que entre los principales desafíos que enfrenta América Latina figuran “el crimen violento. El costo humano es enorme, pero el crimen también daña el desarrollo económico y corroe las instituciones democráticas”.

Luego destacó la necesidad de rejuvenecer la integración regional más allá de “la proliferación” de grupos subregionales como el ALBA, el Mercosur y Unasur, que han creado un “plato de espaguetis” cuyos beneficios son “confusos“.

La región “necesita más y nuevas formas de integración” para aprovechar el potencial de América Latina, añadió.

La jefa del Fondo Monetario Internacional destacó el potenciamiento que algunos países han hecho de los servicios de educación y salud, lo que ha favorecido la reducción de las brechas de desigualdad, e instó a mejorar “de manera significativa las redes de infraestructura” para reducir los costos logísticos.