Ecuador. Viernes 9 de diciembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Evo Morales confirma desaceleración de economía y aguarda diálogo con Chile

Foto: comunicacion.presidencia.gob.bo

La Paz, (EFE).- El presidente boliviano, Evo Morales, confirmó hoy una desaceleración en el crecimiento de la economía de su país y ratificó su esperanza de dialogar con Chile sobre las controversias que enfrentan a ambos países, dos temas que destacaron en el mensaje pronunciado por el 191 aniversario patrio.

Publicidad

En una inédita sesión parlamentaria en la ciudad de Tarija (sur), Morales repasó las principales cifras económicas de su país que, según reconoció, han registrado un retroceso en los dos últimos años debido sobre todo al descenso de los precios de los hidrocarburos.

Reveló que el crecimiento del producto interior bruto (PIB) se situó en mayo en 4,3 %, por debajo del 4,9 % registrado al primer trimestre del año.

El Gobierno boliviano proyectó para este año un crecimiento de 5 % que espera alcanzar pese al descenso de las materias primas y a las millonarias pérdidas del sector agropecuario por la sequía.

Frente a la previsión boliviana están los pronósticos de organismos como la Cepal, que augura al país andino un crecimiento de 4,5 %, además del 3,7 % del Banco Mundial y el 3,8 % del FMI.

Debido a la baja del precio del gas natural, el principal producto de exportación del país, el sector de hidrocarburos cayó a mayo en -3,8 %, frente al -0,9 acumulado al mismo mes de 2015.

Morales también reconoció que la producción de gas natural bajó de 60 a 58 millones de metros cúbicos diarios, si bien manifestó su optimismo porque en los siguientes días se anunciarán nuevos campos en producción para reponer la merma del hidrocarburo.

El gobernante expresó su preocupación porque la tasa de desempleo urbano abierto creció de 3,5 % a 4,4 % entre 2014 y 2016, aunque recordó que en 2006, cuando llegó al poder, la tasa era de 8,1 %.

También reconoció una reducción de las exportaciones y de las reservas internacionales del país, que se situaron en 11.000 millones de dólares frente al récord de 15.000 millones de 2014.

En contraste con las cifras negativas, el mandatario resaltó la inversión estatal ejecutada en sus diez años de gestión, que llegó a 30.549 millones de dólares, frente a 5.710 millones invertidos en la década previa.

Destacó la importancia de estas inversiones para disminuir la pobreza moderada, que entre 2014 y 2015 bajó de 39,1 % a 38,1 %, mientras que la pobreza extrema se redujo de 17,1 % a 16,8 %.

En su discurso, que duró menos de una hora, Morales también se refirió a la tensión con Chile y aseguró que su país “siempre estará esperando el diálogo para que de manera amistosa y en el marco de la hermandad” se resuelvan los “temas pendientes” con el país austral.

La Paz y Santiago están enfrentados en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya por la demanda marítima boliviana y por una controversia acerca de la naturaleza de las aguas de la zona del Silala (suroeste), que Bolivia considera manantiales propios y Chile, que son un río internacional.

La tensión entre ambos países aumentó en las últimas semanas a raíz del viaje de una comitiva encabezada por el canciller, David Choquehuanca, a los puertos del norte chileno para verificar denuncias del incumplimiento del libre tránsito para la carga boliviana por esas terminales establecido en el Tratado de 1904.

Ambas naciones firmaron el citado acuerdo 25 años después de la guerra en que Bolivia perdió su litoral ante tropas chilenas.

Durante el viaje, la delegación hizo una parada en las obras construidas por Chile en 1962 sobre el río Lauca que, según las autoridades bolivianas, permitieron su desvío para que no fluyan más a Bolivia, generando un conflicto que provocó la ruptura de las relaciones diplomáticas ese año.

Morales recordó que la demanda marítima y las controversias sobre el Silala y el río Lauca fueron incluidas en la agenda de trece puntos fijada durante la primera gestión presidencial de Michelle Bachelet en 2006.

“Si estaban los tres temas debatidos en esta coyuntura en los trece puntos, eso significa que acordamos Chile y Bolivia que hay temas pendientes y falsamente dicen que no hay temas pendientes”, manifestó.

Reiteró que su país decidió acudir a la CIJ ante las “políticas de dilación del Gobierno de Chile” y ratificó su confianza en que estos asuntos se resolverán en esa instancia. EFE (I)

Publicidad