Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Paul McCartney se casó por tercera vez

LONDRES (AP) — Una sensación de que la Beatlemanía ha llegado a su otoño se sentía el domingo en las nupcias de Paul McCartney, quien por segunda vez en su vida ascendió por la escalinatas del Ayuntamiento de Old Marylebone de la mano de su novia.


Publicidad

Cuando lo hizo por primera vez en 1969 al casarse con Linda Eastman, miles de fanáticas colmaban el edificio, pero en esta ocasión sólo eran unos cientos, para presenciar su casamiento con otra estadounidense, Nancy Shevell, en el mismo registro civil.

El sentimiento general no era de tristeza por la pérdida de un soltero codiciado, sino por el contrario, de alegría, porque McCartney, considerado un patrimonio nacional y venerado en todo el mundo, volvía a verse muy feliz.

Al ex Beatle de 69 años se le veía contento, orgulloso y deseoso de compartir su alegría con la multitud. Levantó el brazo de su novia en una señal triunfal mientras bajaba las escalinatas después de ser declarados marido y mujer en una sencilla ceremonia de 45 minutos, a la que asistieron familiares y amigos cercanos, inclusive otro ex Beatle, Ringo Starr y la animadora de televisión Barbara Walters, prima de la novia.

“Me siento absolutamente maravilloso”, dijo McCartney a sus seguidores al llegar a su residencia después de la ceremonia. Tenía previsto cantar una nueva canción que había compuesto para su novia en la recepción.

Había desaparecido el recuerdo del infeliz matrimonio de McCartney con Heather Mills, el cual terminó en un amargo divorcio público en el 2008. Se recordó su matrimonio con Eastman, que fue una unión serena que duró casi tres décadas hasta que ella falleció de cáncer de mama, dejando a McCartney solo y desorientado pese a su fama y riqueza.

Shevell, que llevaba una flor blanca en su cabello negro y largo, lució un vestido sobrio y elegante que le daba arriba de las rodillas y que le diseñó la hija de McCartney, Stella, quien es diseñadora de alta costura. El ex Beatle, con una enorme sonrisa, vistió un traje azul, corbata azul claro.

La pareja de enamorados, radiante y relajada, partió de la alcaldía en un Lexus color vino hacia la cercana casa de McCartney, en el elegante vecindario de St. John’s Wood, para una recepción de gala con familiares y amigos.

En el festejo había champaña y torta. Entre los invitados estaba Ringo Starr, quien vestía una camiseta informal negra debajo de su traje ajustado. Lo acompañó su esposa, la actriz Barbara Bach.

En la boda hubo un poco de deja vu para McCartney, quien se casó en el mismo lugar con su primera esposa, Linda Eastman, en 1969, cuando rompió los corazones de las adolescentes de gran parte del mundo.

La pareja había anunciado su compromiso a principios de año. Shevell, de 51 años, es la tercera esposa de McCartney y para ella, su segundo matrimonio.

Decenas de paparazzi atestaron ambos sitios el domingo en medio de versiones del casamiento inminente. McCartney, de 69 años, se casó con su primera esposa, Linda, en el mismo lugar en 1969. Linda falleció de cáncer en 1998.

Shevell estuvo casada durante más de 20 años con el abogado Bruce Blakeman y trabaja en la comisión de la Autoridad Metropolitana de Transporte de Nueva York. También es vicepresidenta de una empresa transportista de carga con oficinas centrales en Nueva Jersey, propiedad de su padre.

McCartney se casó con Linda Eastman, una fotógrafa talentosa, cuando el movimiento hippie se encontraba en su pináculo y los Beatles en la cúspide de su fama mundial.

El matrimonio de Mccartney, al que se conocía como “el guapo”, causó las lágrimas de numerosas mujeres y chicas afuera del registro civil y rompió los corazones de incontables admiradoras en todo el mundo.

A pesar de la disolución de muchos matrimonios de la era del rock and roll, los McCartney disfrutaron uno feliz que duró muchos años.

La pareja tuvo cuatro hijos y pasaba prácticamente todas las noches junta, salvo cuando McCartney fue arrestado brevemente en Japón acusado de posesión de marihuana.

Linda tocó y cantó en la banda Wings que McCartney formó después de la desaparición de los Beatles y que tuvo gran éxito.

Linda, a decir de los críticos, aportaba muy poco a la agrupación y aprovechó su matrimonio con McCartney para impulsar campañas a favor del vegetarianismo y otras causas con apoyo del ex Beatle.

Tras el deceso de Linda, la modelo Heather Mills luego entró en escena. Se casaron en 2002 en un castillo irlandés y poco después tuvieron una hija, pero el matrimonio se derrumbó muy rápidamente y terminó con un amargo divorcio en 2008.