Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Pablo Milanés revela su paso por los campos de concentración de la UMAP cubana

Pablo Milanés, cantautor cubano. Foto de Archivo, La República.

El cantante cubano Pablo Milanés califica de “maquillaje” la apertura cubana y reconoce que está esperando que el Gobierno cubano “pida perdón” por los campos de concentración de las Unidades Militares de Ayuda a la Producción (UMAP), donde el gobierno comunista recluyó a disidentes políticos, jóvenes que discrepaban o a homosexuales o fieles católicos.


Publicidad

Milanés ha relatado por primera vez su historia en el diario español El País: “Allí estuvimos, entre 1965 y finales de 1967, más de 40.000 personas en campos de concentración aislados en la provincia de Camagüey, con trabajos forzados desde las cinco de la madrugada hasta el anochecer sin ninguna justificación ni explicaciones, y mucho menos el perdón que estoy esperando que pida el Gobierno cubano. Yo tenía 23 años, me fugué de mi campamento —me siguieron 280 compañeros presos más de mi territorio— y fui a La Habana a denunciar la injusticia que estaban cometiendo. El resultado fue que me enviaron preso durante dos meses a la fortaleza de La Cabaña, y luego estuve en un campamento de castigo peor que las UMAP, donde permanecí hasta que se disolvieron por lo escandaloso que resultó ante la opinión internacional”.

“La UMAP no fue un hecho aislado. Antes de 1966, Cuba se alineó definitivamente a la política soviética, incluyendo procedimientos estalinistas que perjudicaron a intelectuales, artistas, músicos. Según la historia, en 1970 comenzó lo que se llamó el quinquenio gris, y yo digo que realmente comenzó en 1965 y fueron varios quinquenio”, agrega.

Sin embargo, Milanés dice que de allí salió “más revolucionario”. “Yo tenía entonces 15 años, y cuando profundicé en la realidad social de América Latina me convertí en un revolucionario. Esas ideas no solo cuajaron en mí, sino en todos los países latinoamericanos. Los ideales que profesábamos eran los más puros que se podían tener en aquella época. Otra cosa hubiera sido traicionar mi pensamiento, así que, aunque se cometieran errores, vi que había que defender la idea original… y todavía la defiendo”, confiesa.

Yo asumo el pasado, y tengo claro lo que pienso. Apoyo la revolución ciudadana de Correa en Ecuador y la de Evo Morales. Y para mí el ejemplo más grande de revolucionario en América es José Mujica, encarcelado durante 14 años y después un hombre sin rencor, capaz de crear un Estado libre, soberano, no dependiente y próspero.

“Siempre he dicho que esas aparentes aperturas han sido un simple maquillaje. Hay que ir al fondo, al pueblo de a pie para ver que nada ha cambiado“, afirma Milanés durante su estancia en Madrid, donde anoche acompañó al músico español Víctor Manuel en el concierto por su 50 aniversario en el mundo musical.

En este sentido, en cuanto al anuncio de restablecimiento de relaciones entre Cuba y Estados Unidos, el compositor (Bayamo, 1943) dice “no ver verdadera disposición a ceder en ninguna de las dos partes”.

“Cuba no cederá ni un ápice en su posición y Estados Unidos penetrará en todos los ámbitos que pueda para el supuesto desarrollo de la nación cubana”, destaca.

EFE