Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Nueva vista para Polanski en Polonia para decidir sobre su extradición a EEUU

Roman Polanski. Foto: EFE/Archivo

Berlín, (EFE).- El director de cine Roman Polanski compareció hoy para una nueva vista ante el tribunal polaco que estudia su posible extradición a Estados Unidos por un delito de abuso sexual contra una adolescente de 13 años cometido en 1977.


Publicidad

La primera vista tuvo lugar el pasado febrero, después de que las autoridades estadounidenses tuviesen conocimiento de que el cineasta había abandonado su residencia en París y se encontraba temporalmente en Cracovia, su ciudad natal, para preparar el rodaje de una película que debería haber comenzado en verano.

En mayo se celebró una segunda vista, después de que se pospusiese la sesión para que el tribunal recabase más información, y en agosto llegaron a manos del juez nuevos documentos sobre el caso.

De acuerdo con la ley polaca, si el juzgado de Cracovia falla a favor de la extradición, el ministro de Justicia polaco deberá decidir en última instancia si da o no luz verde al proceso.

Los intentos de EE.UU. de que Polanski sea extraditado arrancan en 2009, cuando la justicia estadounidense solicitó a Suiza la detención del realizador, que fue arrestado en el aeropuerto de Zúrich y pasó tres meses en prisión y otros siete bajo arresto domiciliario, aunque finalmente Suiza denegó su extradición.

El pasado enero, tras una petición estadounidense, la fiscalía de Cracovia decidió aplicar el tratado de extradición entre Estados Unidos y Polonia “sin condiciones”.

Polanksi se declaró culpable en 1977 de un delito de abuso a menores tras mantener relaciones sexuales con Samantha Geimer, que entonces tenía 13 años.

Por ese delito pasó 42 días en una cárcel californiana y después fue puesto en libertad bajo fianza, algo que aprovechó para huir de Estados Unidos ante el temor de que el juez le impusiese una condena severa.

Aunque el cineasta llegó hace años a un acuerdo económico con Geimer, quien retiró todos los cargos, el pasado diciembre un tribunal de Los Ángeles rechazó la petición de su defensa para cerrar definitivamente el caso, lo que le impide en la práctica pisar EE.UU. EFE

(I)