Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Eugenio Canevari aborda el tabú del aborto en su ópera prima

“Paula”, la ópera prima del cineasta argentino Eugenio Canevari, aborda las dificultades a las que se enfrenta una joven embarazada que decide no tener el hijo que espera. Habla abiertamente del aborto, un asunto que en su país, destaca el realizador, “no está resuelto para nada”.


Publicidad

“Sigue siendo un tema tabú”, asegura el director en una entrevista con Efe, con motivo de la presentación de la película en la sección Nuevos Directores del Festival de Cine de San Sebastián (norte de España).

Le acompaña Denise Labbate, actriz que también debuta con este largometraje e interpreta a la Paula de este filme, que el pasado año participó en Cine en Construcción, el apartado que el certamen donostiarra dedica a los trabajos con problemas para acometer la postproducción, como fue el caso de “Paula”.

Canevari explica que, al tratarse de una cinta independiente, ha gozado de “mucha libertad”, lo que le ha permitido reducir los 80 minutos de duración que sumaba tras el primer montaje a únicamente 67.

“La película me pedía ese tiempo. Y he podido hacer exactamente lo que quería”, señaló el realizador, que empezó a interesarse por la problemática que encierra una cuestión como la del aborto a raíz de la polémica de Romina Tejerina, una joven argentina que escondió su embarazo y fue condenada tras matar a su recién nacido, que aseguró era fruto de una violación.

A partir de ahí, empezó a investigar más casos, “pero por conocer, no con el fin de hacer una película”, asegura. El guion, apenas unas páginas, vino luego, después de saber que sus abuelos iban a vender la casa que tenían en la ciudad de Pergamino.

“No quería desperdiciar la oportunidad de hacer algo allí”, afirma el realizador, que sitúa a Paula en un entorno rural, en el que la joven verá cómo persona tras persona le van dando la espalda.

Canevari comenta que de haberse desarrollado en un ambiente urbano “la película habría sido distinta, pero la problemática es la misma”, aunque Labbate apostilla que en ciudades como Buenos Aires no hay “tanto tabú” sobre el aborto.

“También depende del estrato social”, añade el director, que hace de los largos silencios una parte fundamental de su primer trabajo, como forma de hacer visible la “incomunicación” que vive su heroína.

Denise Labatte agrega que su personaje “no sabe manejar lo que está pasando” y “vive reprimida en un contexto de miedo constante”.

La actriz, relata el director, trabajó con ella esa desorientación de la joven dosificándole la información. “Tenía un guión pequeño e iba diciendo lo que Eugenio me decía que quería de Paula”.

“Su única certeza -puntualiza el cineasta argentino- es que no puede tener el hijo, pero no sabe cómo”.

No teme que la película cause controversia en su país. “Bienvenida sea la polémica. Una de las intenciones es que genere debate, que se hable de este tema”, recalca sobre su ópera prima, que ahora viajará al Festival de Cine de Londres. EFE [E]