Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Sexo y política. BBC recuerda los diez mayores escándalos de News of the World

El tabloide semanal, que este domingo será visto en los quioscos por última vez, nació el primero de octubre de 1843 en Londres. En 1969 fue comprado por News Corp., propiedad del magnate australiano Rupert Murdoch.


Publicidad

El escándalo de las escuchas le salió caro a News Corp. Su fin se produce en medio de un gran escándalo de escuchas telefónicas a políticos y celebridades, pero también a víctimas de crímenes y atentados, así como a familiares de soldados muertos en campos de batalla.

Propiedad de News International, filial británica del poderoso grupo News Corp., sus ventas promediaban los 2.812.005 ejemplares por semana, lo que lo mantenía como el periódico en inglés más leído del mundo.

Para algunos el tabloide representa lo peor del periodismo, mientras que otros lo ven una pieza clave en la lucha contra la corrupción. Lo cierto es que mientras más de uno -especialmente famosos y políticos- sentirá alivio por la muerte del indiscreto periódico, sus millones de lectores echarán de menos desayunar cada domingo enterándose de escándalos sexuales y revelaciones de todo tipo.

A continuación, una selección de las exclusivas que marcaron la historia del tabloide.

John Profumo y Christine Keeler

1963: El caso Profumo. El escándalo Profumo estalló después de haber trascendido que el ministro de Guerra británico, John Profumo, había tenido una breve relación con una corista, Christine Keeler, quien aparentemente también había tenido encuentros íntimos con un conocido espía soviético, Yevgeny Ivanov.

News of the World le pagó a Keeler US$37.000 por las “Confesiones de Christine”, y la mezcla de sexo y la política resultó en una atracción tan potente para los lectores que el tabloide vendió 250.000 copias extra.

En medio de la Guerra Fría, el escándalo desatado forzó a Profumo a renunciar y afectó seriamente la reputación del gobierno del entonces primer ministro Harold Macmillan. Keeler fue condenada a 9 meses de prisión

1963: Diana Dors. En la década de 1960 el periódico comenzó a pagarles a celebridades por revelar secretos personales sobre sí mismas, a menudo con consecuencias desastrosas para ellas y sus allegados.

La actriz Diana Dors, “la Marilyn Monroe británica”, acosada por deudas, le permitió al periódico publicar detalles de su vida a cambio de £35.000 (hoy unos US$56.000 y en aquel entonces una verdadera fortuna).

En una serie publicada durante 12 semanas, Dors divulgó detalles sobre la adicción al sexo de su marido fallecido. La jugada le salió mal y recibió un aluvión de críticas. El arzobispo de Canterbury la llamó “sinvergüenza rebelde”, pero de todas maneras la serie resultó un éxito de público.

1973: Lord Lambton. El ministro de Defensa conservador Anthony Lambton fue fotografiado con dos prostitutas por el esposo de una de éstas, escondido en un armario. Las fotos de Lord Lambton (como era conocido) en posturas sexuales y fumando marihuana en la cama generaron un escándalo que destruyó su carrera y su matrimonio y casi derriba el gobierno de Edward Heath.

1986: Jeffrey Archer. El diputado y novelista británico le dio dinero a una prostituta a través de un intermediario en la estación Victoria de Londres y el periódico lo publicó. Archer, que además era vicepresidente del Partido Conservador, tuvo que renunciar. Sin embargo, al año siguiente ganó medio millón de libras por daños en un caso de difamación por las acusaciones en el Daily Star que publicó que el político le había pagado a la prostituta, Monica Coghlan, por sexo.

Pero el tema seguiría trayéndole problemas y en 2001 fue sentenciado a 4 años de cárcel luego de que se supiera que había dado falso testimonio en el juicio contra el Daily Star. ¿Quién destapó el perjuro? El News of the World.

2000: campaña antipedófilos. En una cruzada a favor de las buenas costumbres, el tabloide lanzó una campaña para nombrar y avergonzar presuntos pedófilos, a raíz del secuestro y asesinato de la colegiala Sarah Payne. Esto ocasionó agresiones en masa a los presuntos pederastas e incluso un pediatra fue agredido por una confusión semántica. La campaña fue tildada de “irresponsable” por la policía.

Sophie, condesa de Wessex.

2001: el falso jeque. Uno de los casos más rimbombantes fue el del periodista británico de origen paquistaní Mazher Mahmood, que se hacía pasar por múltiples personalidades. Entre ellas la de un jeque árabe multimillonario. Así, “armado” con micrófonos y cámaras ocultas, asistía a reuniones y fiestas de alto nivel y obtenía declaraciones picantes de altas figuras.

Por ejemplo logró que la condesa de Wessex, Sophie, esposa del príncipe Eduardo y nuera de la reina Isabel II, tratara de explotar sus relaciones con la familia real en beneficio de su empresa de relaciones públicas e hiciera comentarios peyorativos sobre el primer ministro de entonces, Tony Blair. El último en caer en la trampa de Mahmood fue el seleccionador del equipo de fútbol inglés, Sven Goran Eriksson.

Príncipe Harry, de juerga.

2002: el príncipe Harry. El tercero el la línea de sucesión a la corona británica fue hallado fumado marihuana y bebiendo grandes cantidades de alcohol en un pub a los 16 años. Su padre, el príncipe Carlos, lo mandó a una clínica de rehabilitación. El periódico no lo dejó en paz y tiempo después publicó un video en el que el príncipe llamaba “paqui” (término despectivo para referirse a un paquistaní) a un compañero de pelotón en el ejército.

2004: la “otra” Beckham. El tabloide publicó que el futbolista David Beckham tenía un romance con su asistente personal, Rebecca Loos. El periódico informaba que Loos era una “esposa alternativa” a su mujer, Victoria, cuando el astro se trasladó al Real Madrid.

2008: supuestas orgías nazis. El ex presidente de la Federación Internacional de Automovilismo Max Mosley fue protagonista de un video con imágenes que lo mostraban en una orgía con cinco prostitutas, encuentro que el periódico británico calificó como sadomasoquista y nazi. Después de una batalla legal importante, los tribunales dictaminaron que la privacidad Mosley había sido violada y no encontró ninguna evidencia del nazismo.

David Beckham y su amante, Rebecca Loos.

2010: el ‘falso jeque’ contraataca. Nuevamente Mazher Mahmood se sale con la suya y, haciéndose pasar por un ejecutivo, filma en secreto a la duquesa de York, Sarah Ferguson, poniendo a la venta los contactos con su ex esposo el príncipe Andrés por 500.000 libras esterlinas (casi US$750.000). “Fergie” pidió disculpas, diciendo que ese día había bebdo alcohol y luego no fue invitada a la boda real de este año entre el príncipe William y Kate Middleton.

2010: escándalo en el críquet. El tabloide expone un supuesto arreglo de partidos por parte de los jugadores de equipo de críquet de Pakistán, que aceptan jugar de mala manera en un futuro partido contra Inglaterra a cambio de US$240.000. El Consejo Internacional del Críquet (deporte muy popular en ambos países) suspendió a los jugadores involucrados.