Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Rebeldes siguen sin doblegar a gadafistas en varias localidades de Libia

Pese a la tranquilidad que reina en el este de Libia y la toma de Trípoli, los rebeldes aún no han conseguido doblegar a los gadafistas que resisten en distintas localidades del país, reveló hoy el portavoz militar Ahmad Omar Bani.


Publicidad

Sirte, Bani Walid, Yifra y Sebha son los puntos calientes en estos momentos en Libia, tras la huida del derrocado líder Muamar el Gadafi hace dos semanas.

Sin duda, hoy el foco de atención ha sido Bani Walid, 129 kilómetros al sur de la capital, sobre la que se han sucedido informaciones contradictorias a lo largo de la jornada.

Mientras los rebeldes sobre el terreno aseguraban que se estaban desarrollando negociaciones para la rendición de los leales a Gadafi en esa localidad, el portavoz militar de los rebeldes lo negaba tajantemente.

“No estamos en negociaciones en Bani Walid como en Sirte”, a 450 kilómetros al este de Trípoli, indicó Ahmad Omar Bani en una rueda de prensa en un hotel en Bengasi, capital de los rebeldes libios.

Según el portavoz, no hay negociaciones porque durante los últimos días la lucha no ha parado en Bani Walid, donde hay fuerzas leales al depuesto líder libio.

Asimismo, reveló que “los revolucionarios han liberado dos zonas” y auguró que “la bandera de la independencia ondeará pronto” en esa localidad.

Bani detalló que han sido los propios ciudadanos de Bani Walid los que han liberado esas dos áreas, ya que las fuerzas rebeldes están fuera de la localidad.

Asimismo, uno de los portavoces de los revolucionarios, Shams Eddin, dijo a los periodistas en Bengasi que es probable que los rebeldes entren esta noche en la ciudad.

A lo largo del día de hoy, oficiales rebeldes en la zona habían señalado que su entrada en ese municipio podría retrasarse otro día para dar tiempo a negociaciones, mientras que otros decían que se solo habían aplazado unas horas.

Sobre la situación en Sirte, Bani reveló que allí sí que hay conversaciones con los ancianos y líderes tribales para conseguir una rendición antes del próximo sábado, plazo dado por el Consejo Nacional Transitorio (CNT), máxima autoridad rebelde.

“La única garantía que el CNT ofrece a los gadafistas que luchan en Sirte y que tengan las manos manchadas de sangre es que tendrán un juicio justo”, destacó el portavoz militar.

En cuanto a la zona de Yifra, Bani explicó que allí hay seis localidades donde los fieles a Gadafi se están resistiendo, como el municipio de Hun, “rodeado por las fuerzas del dictador, aunque sus habitantes se han declarado libres”.

“O como Sukina, ocupada por las fuerzas (gadafistas) que han huido de Misrata y Mafusa”, agregó el representante rebelde, quien se mostró convencido de que “en una semana esas zonas estarán libres”.

Entretanto, en Sebha, a 750 kilómetros al sur de Trípoli, todavía hay choques entre los revolucionarios y brigadas militares del antiguo régimen.

Bani indicó que dentro de esa ciudad “hay personas con ciudadanía libia que no son originarias de Libia y que se han unido a las brigadas de Gadafi”.

En declaraciones al canal catarí Al Yazira, un miembro de la comisión de Información de Sebha, Abdel Hakim Mohamed, dijo que la OTAN bombardeó hoy y ayer posiciones militares de los gadafistas en esa localidad y que el dictador o uno de sus hijos podrían haber entrado en los últimos días en ella.

Mohamed subrayó que en estos momentos desconocen si siguen allí o si la han abandonado hacia el sur.

Aparte de comentar la situación militar en el país, Bani expresó su preocupación por los 46.000 desaparecidos en las cárceles de Gadafi.

“Hay un gran número de detenidos que ya han sido liberados, pero hay muchos más que todavía no han aparecido”, apuntó Bani, que calculó en 11.000 la cifra de personas puestas en libertad.

En ese sentido, el militar adelantó que las autoridades rebeldes no declararán la victoria hasta que no sepan el paradero de los desaparecidos.

Añadió que se ha decidido invalidar todos los ascensos dentro de las Fuerzas Armadas que el régimen de Gadafi aprobó desde el 17 de febrero pasado, fecha en la que comenzó la revolución, porque “fueron efectuados por el dictador para intentar crear disensión entre los soldados”.

Bani manifestó su agradecimiento a todos los oficiales que rechazaron esos ascensos porque ello supuso “un apoyo indirecto a la revolución”. EFE