Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Perry y Cain responden distinto a sus respectivas crisis

WASHINGTON (AP) — Rick Perry y Herman Cain han optado por respuestas distintas en busca de recuperar posiciones y restaurar su imagen tras las crisis que han estremecido sus campañas presidenciales.


Publicidad

El humor ha sido la alternativa de Perry, mientras que Cain ha preferido adoptar una postura desafiante. Pero los dos tienen la misma misión: encontrar la respuesta al predicamento, sin margen de error.

Perry se apresuró a hablar, en busca de convencer a los votantes republicanos para que no se tomen tan en serio el olvido que tuvo el miércoles por la noche durante un debate.

“No sé de qué están hablando. Pienso que las cosas salieron bien”, dijo en broma el también gobernador de Texas, el jueves por la noche, en el programa de comedia de David Letterman. “Quería ayudar a mi amigo Herman Cain, quitándole algo de presión”.

En realidad, lo hizo, al menos por un día, en el que fue la comidilla la laguna de 54 segundos que tuvo en su discurso, mientras trataba de recordar en vano una tercera agencia que buscaría abolir en el gabinete.

Cain, una semana y media después de negar al menos cuatro acusaciones de hostigamiento sexual, pudo finalmente hablar de otro tema. Frente a las acusaciones serias, no ha podido reírse, salvo por la reacción que tuvo el jueves a una pregunta sobre Anita Hill, quien había acusado al juez de la Corte Suprema, Clarence Thomas, de acoso sexual durante la audiencia de ratificación del magistrado.

¿Va ella a manifestarme su apoyo?”, respondió Cain frente a la cámara, lo que provocó risas.

Para el viernes, Cain volvió a dar explicaciones.

“Me lo dijeron en una forma humorística, y yo di una respuesta humorística”, dijo Cain en el programa de radio de Fred Dicker, en Albany, Nueva York. “En ningún modo pretendí que esto fuera un insulto para Anita Hill o para nadie”.

Cain, ex director general de Godfathers Pizza, ha optado por la postura desafiante. Ha negado tajantemente todas las acusaciones mientras trata de llevar su campaña hacia las asambleas de Iowa, previstas para el 3 de enero.

“Durante el último par de semanas, he vivido un infierno”, dijo Cain a sus simpatizantes en Kalamazoo, Michigan. “pero aquí están las buenas noticias, esto no me ha matado ni frenado en absoluto”.

Distintas encuestas privadas sugieren que la controversia por el acoso ha reducido la ventaja de Cain, otrora sólida, en Iowa. Y un nuevo sondeo nacional, difundido el viernes por CBS News, indica que el precandidato ha perdido apoyo entre las mujeres.

La encuesta de CBS News, realizada entre el 6 y el 10 de noviembre, sugiere un empate entre tres aspirantes, Cain, el ex gobernador de Massachusetts, Mitt Romney, y Newt Gingrich, quien ha resurgido.

Los otros candidatos hacen lo posible por explotar las crisis de sus rivales.

La técnica de Romney ha consistido en asumir un papel más protagónico en Iowa, insistir en sus mensajes y dejar que los defensores en el Congreso y en otros lugares esgriman un argumento que resuena mucho ahora.

“El no los avergonzará”, dijo el congresista Jason Chaffetz, simpatizante de Romney.