Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Desembarcan en islas Seychelles los pasajeros de crucero accidentado

VICTORIA, Seychelles (AP) — Los pasajeros acalorados y cansados que desembarcaron este jueves de un buque averiado en las islas Seychelles dijeron que se habían preparado para abandonar el crucero cuando estalló un incendio en la sala de máquinas hace tres días y el barco quedó a la deriva en aguas frecuentadas por piratas.


Publicidad

Los botes salvavidas fueron descendidos, dijeron los pasajeros. Pero el incendio que estalló el lunes fue controlado y las más de mil personas a bordo se quedaron en el crucero Costa Allegra, que súbitamente se quedó sin motores, sin aire acondicionado ni agua corriente para duchas y retretes.

El austríaco Thomas Foaller recordó que algunos fueron presas del pánico. Hubo parejas que quedaron separadas y se llamaban a los gritos, agregó.

Entre ellos estaba la pareja estadounidense de Gordon y Eleanor Bradwell de Athens, Georgia. Se separaron cuando Eleanor fue a su habitación para recoger el chaleco salvavidas. Un tripulante le había dado el suyo a Gordon, de 72 años, mientras el humo se espesaba.

“Esos fueron los peores momentos”, reveló Gordon.

Eleanor Bradwell comentó que la respuesta inicial a la alarma pareció desorganizada, pero que en general tanto ella como su marido supusieron que la compañía manejó bien la emergencia.

Pudo haber sido peor de lo que fue“, dijo Gordon. “Podría haber sido desastroso, pero aquí estamos vivos“.

Los dos comieron emparedados fríos durante tres días y durmieron en la cubierta para escapar del calor sofocante.

Foaller dijo que después que se controló el incendio la situación se tranquilizó.

“No fue nada dramático sino tranquilo. Después (que se extinguieron las llamas) fue simplemente aburrido”, comentó.

El incendio se produjo seis semanas después que el Costa Concordia, de la misma línea naviera, embistió un arrecife y quedó semihundido frente a una isla italiana, con un resultado de 25 muertos y siete desaparecidos.

“Reconozco que fue muy mala suerte para esta gente, pero está haciendo lo mejor que puede”, dijo Guillaume Albert, director de Creole Travel Service. “Tienen que reconstituir su imagen ahora, pero he visto un equipo muy profesional”.