Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Pentágono defiende censura de testimonios de presos de Guantánamo

El Pentágono defendió este jueves la decisión del juez encargado de las comisiones militares de Guantánamo, donde se procesa a acusados de los atentados terroristas del 11-S, de mantener censurados parte de los testimonios de los presos por motivos de seguridad nacional.


Publicidad

El teniente coronel Todd Breasseale, un portavoz del Departamento de Defensa de EE.UU., señaló en declaraciones a Efe que la imposición de una “orden de protección” es una medida “responsable”, puesto que se tratan asuntos que afectan a la seguridad nacional.

“Es lo que todos los tribunales hacen para manejar responsablemente la información de seguridad nacional, al tiempo que se garantiza que el acusado reciba un juicio justo y que el proceso sea tan abierto y público como sea posible”, argumentó.

El juez de la comisión militar, el coronel James Pohl, ha admitido la petición del Gobierno estadounidense de que se mantengan los 40 segundos de retraso en la retransmisión del proceso, que puede seguir el público y la prensa por circuito cerrado.

Este retraso da un margen a las autoridades militares para que decidan si lo comentado es información clasificada y, en caso afirmativo, el audio es interrumpido y lo dicho queda omitido.

Breasseale explicó que el juez militar tomó la decisión después de recibir “informes extensos” y de haber escuchado testimonios orales sobre el impacto que podría tener la publicación de los testimonios.

Un grupo de medios de comunicación y la organización de derechos civiles Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) solicitaron que este retraso fuera eliminado por considerarlo “injustificado”.

La ACLU ha denunciado que se trata de un pretexto para que el Gobierno estadounidense “mantenga ocultos a la opinión pública los testimonios de los acusados sobre sus torturas”.

En su auto, Pohl considera el “breve retraso” como la forma “menos intrusiva y perjudicial” para mantener la “transparencia” del proceso y, al mismo tiempo, “preservar los intereses de la seguridad nacional”. EFE