Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Bolivia condecora a los tres soldados que estuvieron presos en Chile

La Paz, 4 mar (EFE).- El Gobierno de Bolivia condecoró hoy a los tres soldados que estuvieron presos durante un mes en el norte de Chile acusados de ingresar irregularmente a ese país con un arma de guerra y confirmó que seguirá con sus denuncias en organismos internacionales al considerar ilegal esa detención.


Publicidad

El presidente boliviano, Evo Morales, ascendió a cabos a los reclutas Alex Choque, Augusto Cárdenas y José Luis Fernández y les entregó a cada uno las condecoraciones “Mariscal Andrés de Santa Cruz”, “Prócer de la Libertad José Miguel Lanza” y “Eduardo Abaroa” por haber “dignificado a los bolivianos”, según resaltó en su discurso.

En el acto celebrado a las puertas del Palacio de Gobierno, también fueron ascendidos y condecorados los demás integrantes de esa patrulla implicada en el incidente del Regimiento Satinadores de Montaña Méndez Arcos, que opera en la región andina de Oruro.

Según el Gobierno boliviano, Choque, Cárdenas y Fernández, de entre 18 y 20 años, fueron detenidos el pasado 25 de enero por los Carabineros de Chile por haber ingresado involuntariamente en territorio chileno portando un fusil FAL en una persecución de contrabandistas.

Soldados Bolivianos en Cautiverio.

Los uniformados aceptaron el viernes una solución alternativa para la suspensión del juicio que iban a afrontar en Chile y retornaron a Bolivia, después de 35 días en territorio chileno, 30 de los cuales estuvieron detenidos en una prisión.

Morales reiteró hoy que los tres soldados “no se rindieron frente a la prebenda” ofrecida por los contrabandistas bolivianos ni “frente a la injusta detención de parte del Gobierno chileno”.

“Yo siento que han recibido un maltrato en la detención (…) ¿Qué delito podían cometer? Es mucha soberbia, mucha prepotencia de las autoridades (de Chile)”, insistió el gobernante.

El comandante del Ejército de tierra de Bolivia, general Fernando Zeballos, justificó el homenaje a los militares alegando que cumplían la “misión constitucional” de combatir el contrabando.

“Hoy recibimos con mucha alegría a nuestros soldados y el Estado los premia porque lo menos que podemos hacer es reconocer todos los valores que nos han hecho llegar a través de su conducta intachable, honestidad, valor y estoicismo para soportar lo que ellos vivieron durante más de 30 días”, agregó el jefe militar.

Desde el primer día de su captura, el Gobierno boliviano defendió que los reclutas cruzaron sin darse cuenta el límite territorial y ha criticado que las autoridades chilenas derivaran el caso a la justicia ordinaria en lugar de resolverlo por la vía diplomática.

Bolivia seguirá denunciando en organismos internacionales que Chile supuestamente violó acuerdos consulares y de cooperación en la lucha contra el crimen trasnacional y lo que considera una vulneración de los derechos humanos de los reclutas al detenerlos.

“Hay una serie de violaciones a la normativa del derecho internacional y a los derechos humanos de nuestros tres soldados, que nosotros, como Estado, las vamos a hacer conocer en los organismos internacionales competentes”, anticipó el domingo el ministro boliviano de Defensa, Rubén Saavedra.

Bolivia envió hace dos semanas una nota al secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-moon, afirmando que los reclutas fueron “injusta e ilegalmente detenidos”.

Ya en tierras Bolivianas.

El caso de los soldados complicó aún más la relación entre Bolivia y Chile, crispada por el impulso que ha cobrado en los últimos meses la demanda boliviana de que le sea restituida la salida soberana al Pacífico perdida en una guerra del siglo XIX.

Morales, que también ha nombrado a los tres soldados “héroes del mar”, insistió hoy en que la detención fue una “venganza” del presidente de Chile, Sebastián Piñera, por ese reclamo marítimo, lo cual ha rechazado el Gobierno chileno.

Por su parte, Piñera acusó hoy al Gobierno boliviano de no actuar de forma coherente en su relación con Chile, tanto en el caso de los soldados bolivianos como en su reivindicación marítima.

“Lo que trata de hacer Bolivia es tratar de levantar este conflicto en cada oportunidad que tiene, pero con mucha contradicción”, señaló Piñera y defendió la vigencia y legitimidad del tratado de 1904 que fijó la soberanía chilena sobre los territorios que antes eran bolivianos.

El incidente de los soldados es el más fuerte de los últimos años en las relaciones de las dos naciones vecinas y, además, el que “más se ha magnificado y mediatizado en ambas partes”, opinó hoy en declaraciones a Efe el excanciller boliviano Armando Loaiza.

“Se ha producido una erosión muy profunda en la vinculación diplomática”, dijo Loaiza, quien ve difícil que ambos Gobiernos retomen el diálogo para la solución de sus controversias.

Bolivia y Chile no tienen una relación a nivel de embajadores desde 1962, salvo un paréntesis entre 1975 y 1978. EFE