Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Polémico diputado de Brasil dijo que la muerte de Lennon fue justicia divina

Brasilia, 9 abr (EFE).- El Gobierno brasileño, a través de dos de sus ministerios, se sumó hoy al repudio por la elección del diputado y pastor evangélico Marcos Feliciano como presidente de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara baja, de quien este fin de semana se supo que atribuye la muerte del “beatle” John Lennon a Dios.


Publicidad

Feliciano ha sembrado polémicas y generado el rechazo de grupos de derechos humanos por sus posiciones contra la homosexualidad, de la cual sostiene que “incita al odio y al crimen”, y declaraciones en las que ha afirmado, apoyado en sus creencias religiosas, que la raza negra ha sido “maldecida” por Noé.

El diputado fue elegido presidente de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara baja el pasado 7 de marzo y desde entonces resiste a fuertes protestas de diversos grupos que exigen su renuncia a ese cargo.

Mark Chapman, asesino de Lennon.

Mark Chapman, asesino de Lennon.

A esas presiones se sumó hoy la ministra de Derechos Humanos, Maria do Rosario Nunes, quien asistió a la inauguración de una exposición sobre el Holocausto Judío y dijo confiar en que el Congreso “encuentre una solución” que conduzca a la renuncia o la destitución de Feliciano.

Nunes lamentó que “cada día nos deparemos con un pronunciamiento peor que el otro”, en alusión a unos videos divulgados este fin de semana en los que Feliciano, durante un culto de su iglesia, dice que John Lennon fue asesinado por haber “enfrentado a Dios”.

Según Feliciano, cuando los Beatles se dijeron “más populares que Jesucristo” y afirmaron que el grupo era como “una nueva religión”, “afrontaron a Dios” y eso “nunca queda impune”, por lo que Lennon fue asesinado con “un tiro en nombre del Padre, otro en nombre del Hijo y otro en nombre del Espíritu Santo”.

Nunes sostuvo que esas y otras declaraciones del pastor Feliciano “incitan al odio, a la intolerancia y al prejuicio” y “superan ya la barrera de una comisión del Congreso”, pues suponen una “actitud ilegal e inconstitucional”.

También hoy se pronunció el Consejo Nacional de Promoción de la Igualdad Racial, que depende del Ministerio de Igualdad Racial y en una nota oficial consideró “inaceptable” que el pastor Feliciano ocupe la presidencia de la Comisión de Derechos Humanos.

Según la nota, con la elección de Feliciano para ese puesto se hieren “los principios de libertad, respeto y dignidad de la persona humana, que deben ser garantizados, independientemente de la raza o la orientación sexual”.

Pese a las presiones, Feliciano ha dicho una y otra vez que no renunciará al cargo, ya que fue elegido en forma “legítima”.

Sin embargo, partidos de izquierda han pedido al Congreso que inicie un proceso con miras a la destitución del polémico pastor, que además de ser acusado de racista y homófobo enfrenta sospechas de estar incurso en irregularidades administrativas. EFE