Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Arrestan a banda que se cree puede tener vínculos con grupos terroristas

Nueva York, 16 may (EFE).- Un total de 15 palestinos fueron arrestados y acusados hoy por vender más de un millón de cajas de cigarrillos sin pagar impuestos, dinero que las autoridades creen pudo haber sido utilizado para financiar actos contra la seguridad de Estados Unidos.


Publicidad

Otro miembro de la banda, identificado como Ribhi Awadeh, no ha sido arrestado por encontrarse en Jordania pero las autoridades siguen sus pasos, según informó el fiscal general de Nueva York, Eric Schneiderman, en una conferencia de prensa.

La fiscalía, que trabajó en este caso junto con el Departamento de Seguridad Nacional y la Policía de la ciudad de Nueva York, informó hoy de que se presentaron un total de 244 cargos en la Corte Suprema del condado de Brooklyn contra los miembros de la pandilla, que incluyen corrupción empresarial y blanqueo de dinero.

Cada uno de los miembros de la banda enfrenta entre 8 y 25 años de prisión.

Las autoridades calculan que el grupo, que lideraba Basel Ramadán, blanqueó más de 55 millones de dólares y evadió al menos el pago de 80 millones en impuestos.

La investigación se prolongó durante un año y las autoridades se confiscaron más de 65.000 estampillas falsificadas de pago de impuestos, así como cerca de 20.000 paquetes de cigarrillos.

“Esta peligrosa banda criminal despojó a neoyorquinos de decenas de millones de dólares en ingresos fiscales y generó beneficios asombrosos”, indicó el fiscal Schneiderman.

“Esta red criminal organizada no sólo hizo daño a las pequeñas tiendas y otros negocios en Nueva York, sino que constituye una verdadera preocupación por la posibilidad de la violencia relacionada con este tipo de empresa”, agregó.

Por su parte, el jefe de la policía de la ciudad de Nueva York, Raymond Kelly, dijo que les “preocupa” la asociación de los sospechosos con el hombre que asesinó hace 18 años al joven estudiante judío Ari Halbestram, así como con radicales islámicos condenados por terrorismo.

Entre los arrestados está Muaffaq Askar, con residencia en el barrio neoyorquino de Brooklyn, que revendía cigarrillos para la banda, y que por mucho tiempo se ha creído fue quien suplió al convicto Rashid Baz el arma con la que asesinó a Halbestram, según publicó en su página web el diario Daily News.

Añade, citando a fuentes de la policía, que otro de los arrestados, Youseff Odeh, de Staten Island, es un ferviente seguidor del egipcio Omar Abdel-Rahman (apodado “el jeque ciego”), quien cumple cadena perpetua en EE.UU. por el atentado perpetrado con un vehículo bomba contra las torres gemelas del World Trade Center en 1993.

También indica que Odeth es una persona próxima a Ahmed Sattar, el intérprete de Abdel-Rahman, y quien también está preso por llevar mensajes de odio de éste fuera de la prisión.

“Si bien no se ha establecido aún a dónde fueron a parar las ganancias ilícitas, estamos preocupados porque esquemas similares se han utilizado en el pasado para financiar a organizaciones terroristas como Hamás y Hizbulá”, afirmó Kelly durante la rueda de prensa.

Durante el operativo realizado el miércoles en diversos lugares en EE.UU. se confiscaron tres armas de fuego al cabecilla del grupo, así como 1,4 millones de dólares que tenía escondidos en su casa de Ocean City (Maryland) en bolsas de basura.

También se confiscaron cigarrillos, coches y las instalaciones donde almacenaban la mercancía en cuatro estados.

La vigilancia que se mantuvo durante un año reveló que los hermanos Basel y Samir Ramadán obtenían los cigarrillos de un mayorista de Virginia y los almacenaban en Delaware.

Varias veces a la semana, un miembro del grupo llevaba decenas de miles de dólares en efectivo desde Nueva York a Delaware, que entregaba a los Ramadán a cambio de cigarrillos.

Una vez que los distribuidores recogían la mercancía (unos 20.000 cartones de cigarrillos semanales) las repartían a vendedores, quienes a su vez los vendían sin pagar impuestos a establecimientos de Nueva York, así como a varios supermercados en los condados de Albany y Schenectady, al norte del estado.

Los Ramadán han generado además más de 10 millones de dólares en ganancias de sus actividades ilegales. EFE