Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Caso Snowden alienta el debate sobre una “nueva transparencia”, según experto

México, 24 jun (EFE).- El caso que enfrenta el estadounidense Edward Snowden, acusado de espionaje por su país y cuyo futuro pende de una petición de asilo hecha a Ecuador, abre la posibilidad de debatir sobre una “nueva transparencia”, sostuvo hoy el experto mexicano Nelson Arteaga.


Publicidad

“Lo que está haciendo es poner a debate público lo que en el Gobierno maneja en términos de un secreto, lo cual fractura de alguna manera el poder que puede desarrollar un Estado” para controlar a su población y a la de otros países, explicó Arteaga.

En entrevista telefónica con Efe, este doctor en Sociología y profesor de la Facultad de Estudios Latinoamericanos en Ciencias Sociales (FLACSO) especializado en temas de vigilancia dijo que Snowden era “una persona que puso en el escenario lo que todo el mundo sospechaba” y “ha dado detalles de cómo funciona”.

El extécnico de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), con sus filtraciones de espionaje masivo mundial, ha descubierto cómo las “formas de intervención del Gobierno norteamericano están atacando la privacidad y el derecho de estar solo, el derecho de (controlar) la información personal que tienen todos los ciudadanos norteamericanos” y de otros países.

“Lo que estamos viendo es un reacomodo de las formas tradicionales de vigilancia y una reestructuración de la idea de lo privado, por ende también de lo público, y de lo que son los datos personales”, afirma Arteaga.

Para el sociólogo, este caso particular abre las puertas a la discusión en torno a “un cambio de paradigma” propiciado “sobre todo por la expansión de las nuevas tecnologías” que no tiene vuelta atrás, y que afecta sin duda a la idea que hay de democracia.

Arteaga señala que el espionaje es una realidad que ha crecido “exponencialmente” en los últimos años.

“Tratar de regresar a un supuesto pasado bucólico donde el Gobierno no lo va hacer, es pensar en una historia que es imposible. El Gobierno lo va a seguir haciendo”, apuntó.

“Yo debo saber si me están espiando, de qué forma y para qué sirve esa información, de tal suerte de que mis cuestiones de carácter personal (…) estén resguardadas de manera clara”, apuntó.

En relación con la posibilidad de que Snowden sea protegido por Ecuador, país que hace más de un año acogió a Julián Assange, fundador de WikiLeaks, el sociólogo dijo que la decisión pretendía cobijar a una persona que encarna una “nueva forma de resistencia” y a la vez “garantizarse una serie de habilidades” para conocer mejor cómo son esas redes de espionaje internacionales.

Arteaga cree que actuación protectora de Ecuador forma parte de una larga tradición latinoamericana de “recibir refugiados que han cuestionados a regímenes de origen” en una región latinoamericana donde algunos países “vivieron el siglo pasado en muchos casos la intervención de EE.UU. en términos de espionaje”.

A propósito del caso, el experto en transparencia Sergio Aguayo declaró a la emisora MVS que consideraba a Snowden “un personaje digno de respeto” porque “ayuda a entender mejor lo que pasa” a partir del destape del espionaje masivo.

“No me meto a discutir sus motivaciones, ni las de (Julián) Assange, ni las de (el soldado Bradley) Manning”, dijo el mexicano Aguayo, pero calificó de “invaluable” la contribución de Snowden a conocer mejor los entresijos del poder.

Por su parte, el historiador y analista político Lorenzo Meyer consideró “muy positiva” la actuación de Snowden quien, como Manning y Assange, permitieron dar a la gente “algún tipo de poder sobre las elites”.

Para Meyer, el mérito del exagente de la CIA es “es diseminar parte de un poder muy concentrado”, lo que ha tenido como consecuencia que se vea involucrado en una persecución que es “como una prolongación de la Guerra Fría”. EFE