Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Los errores humanos en Fukushima alarman al regulador nuclear nipón

Tokio, 4 oct (EFE).- El regulador nuclear de Japón criticó hoy públicamente los “errores rudimentarios” producidos en la gestión de la crisis atómica de Fukushima, en una semana en la que se han revelado dos nuevas fugas que mantienen el pulso en la planta.


Publicidad

Ambas filtraciones radiactivas, que el operador de la central Tokyo Electric Power (TEPCO) achacó a un error humano, se produjeron nuevamente en dos de los cerca de 1.000 tanques que, desde el inicio de la crisis desencadenada por el terremoto y posterior tsunami de marzo de 2011, sirven para acumular la ingente cantidad de líquido contaminado de la planta.

“No estáis gestionando la situación en Fukushima de manera apropiada. Estoy realmente preocupado e inquieto por si se producen (fugas) de nuevo”, declaró hoy el presidente de la Autoridad de Regulación Nuclear (NRA, por sus siglas en inglés), Katsuhiko Ikeda.

En una reunión cara a cara, grabada por las cámaras de televisión, entre los presidentes del NRA y de TEPCO, Ikeda recriminó a la operadora las dos últimas fugas de agua contaminada al considerar que “es inaceptable que se hayan producido por un error humano”.

A principios de semana TEPCO desveló una filtración de agua con bajos niveles de radiación desde uno de los tanques contenedores que, al parecer, se desbordó después de que dos empleados de la central lo utilizaran de manera equivocada para transferir allí agua de lluvia acumulada en las instalaciones.

Además, en la víspera se produjo una segunda filtración de líquido con alta radiación, parte del cual se vertió al océano, después de que dos operarios calibraran mal la colocación de otro de los tanques, lo que provocó el desborde de cerca de 430 litros.

El presidente del máximo organismo nuclear de Japón instó a TEPCO a solventar lo antes posible y sin reparar en gastos el grave problema de las fugas de agua radiactiva, actualmente el principal reto al que se enfrentan los cerca de 3.500 trabajadores de la central eléctrica.

“Quiero que implemente una gestión adecuada, aunque eso signifique que tiene que traer trabajadores de otras de las centrales nucleares con las que cuenta TEPCO”, añadió Ikeda, en una reunión retransmitida por la televisión estatal, NHK.

Por su parte, el presidente de la operadora, que escuchó con un gesto de abatimiento el duro discurso de Ikeda, lamentó “profundamente” las nuevas fugas y “los errores cometidos en la incorrecta gestión del agua”.

El gestor de TEPCO prometió al regulador “dedicar todos los recursos” a su disposición para solventar las continuas filtraciones de agua de la planta.

Además, consideró que una de las posibles causas de las fugas producidas estos días se han podido deber a la puesta en marcha, hace exactamente una semana, de un nuevo sistema para reciclar el agua contaminada.

Este nuevo mecanismo, denominado Sistema Avanzado de Procesamiento de Líquidos (ALPS) y capaz de depurar casi la totalidad de las sustancias radiactivas presentes en el agua, se encuentra detenido después de haber sufrido hoy, por segunda vez en una semana, una avería en su funcionamiento.

TEPCO decidió acelerar la puesta en marcha de este sistema, de financiación pública y fabricado por Toshiba, después de que en agosto se detectara una primera fuga de unas 300 toneladas de material radiactivo desde uno de los contenedores.

La operadora, ayudada por el Gobierno, que ante la gravedad del problema optó por involucrarse a nivel logístico y financiero, también aplicó diversas soluciones como la de verter al océano agua con bajos niveles de radiación o congelar el subsuelo alrededor de los reactores para crear un muro de contención.

Aunque el Ejecutivo del primer ministro, Shinzo Abe, designó sólo para esta labor 47.000 millones de yenes (355 millones de euros), desde entonces se han mantenido de forma continuada las filtraciones radiactivas, lo que bloquea y complica, aún más, la titánica lucha por avanzar en la resolución de la crisis nuclear. EFE