Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

El jefe de la Gestapo podría estar enterrado en un cementerio judío

Era uno de los grandes misterios pendientes sobre los últimos días de la Segunda Guerra Mundial: el paradero de Heinrich Mueller, director de la policía secreta Gestapo y el nazi de mayor jerarquía que nunca fue capturado o localizado.


Publicidad

Empero, un investigador alemán dijo el jueves a The Associated Press que descubrió documentos históricos indicando que Mueller nunca pudo alejarse más de unos pocos centenares de metros del bunker de Hitler, en el centro de Berlín, y a la postre fue enterrado en una fosa común en un cementerio judío destruido por los nazis.

Johannes Tuchel, director del Centro de Homenaje a la Resistencia Alemana, dijo que un certificado de defunción que descubrió indicó que Mueller falleció los últimos días de la guerra, en 1945, cerca del cuartel general de la Luftwaffe, o fuerza aérea.

Unos tres meses después de concluir la guerra, Tuchel dijo que otras pruebas demostraron que el cuerpo de Mueller fue encontrado por una cuadrilla de trabajadores que recuperaba cadáveres y lo enterró junto con otros 3.000 en una fosa común en un cementerio judío que destruyeron las SS en 1943.

“Sabemos casi con absoluta certeza que fue enterrado en agosto de 1945 en el jardín del cuartel general de la Luftwaffe, y llevado luego al cementerio judío en la calle de Grosse Hamburger”, dijo Tuchel, cuya historia apareció primero en el diario alemán Bild.

Mueller, que fue Gruppenfuehrer de las SS —grado equivalente al de mayor general— fue buscado durante décadas después de la guerra por investigadores de todo el mundo, incluyendo el Mossad israelí, la Oficina de Investigaciones Especiales de Estados Unidos y el Centro Simon Wiesenthal.

Tuchel dijo que no podía explicar por qué tenían información diferente. “Es parte del rompecabezas que no puedo responder”, insistió. “No lo tengo claro”.

El cazador de nazis del Centro Simon Wiesenthal, Efraim Zuroff, advirtió que solamente el ADN podría demostrar verdaderamente que Mueller fue enterrado en Berlín.

“Los nazis que querían escapar tomaban medidas para crear documentos falsos sobre su muerte”, indicó en una entrevista telefónica desde Londres. “Desconfiaría mucho de las informaciones como ésas sin pruebas forenses”.

Tuchel descubrió los documentos cuando indagaba en un incidente en el que Mueller ordenó la ejecución de 18 combatientes de la resistencia a fines de la guerra. Dijo que además de un certificado de defunción de Mueller de diciembre de 1945, tiene pruebas que documentos de identidad y medallas fueron entregadas a las autoridades militares que las devolvieron a la familia en 1948.

Una escultura del artista alemán Will Lammert a la entrada de un cementerio judío en Berlín, Alemania, el jueves 31 de octubre del 2013. Al parecer el director de la Gestapo

Una escultura del artista alemán Will Lammert a la entrada de un cementerio judío en Berlín, Alemania, el jueves 31 de octubre del 2013. Al parecer el director de la Gestapo