Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

HRW teme que Kremlin endurecerá su política después de Olimpiadas

Moscú, 21 ene (EFE).- El Kremlin volverá a “apretar las tuercas” a las libertades civiles y a los opositores después de los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi, advirtió hoy en Moscú la ONG estadounidense Human Rights Watch (HRW), que presentó su informe anual sobre los derechos humanos en todo el mundo.

Foto de Archivo: La República.

Moscú, 21 ene (EFE).- El Kremlin volverá a “apretar las tuercas” a las libertades civiles y a los opositores después de los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi, advirtió hoy en Moscú la ONG estadounidense Human Rights Watch (HRW), que presentó su informe anual sobre los derechos humanos en todo el mundo.


Publicidad

“Me da la impresión de que cuando terminen las Olimpiadas, la persecución de los activistas de derechos humanos y el ajuste de tuercas resurgirá con nueva fuerza”, advirtió la directora de la ONG Rusia, Tatiana Lokshiná.

La activista tachó a la reciente amnistía general, aprobada en diciembre y que dejó en libertad a algunos de los presos políticos más conocidos, de “lavado de cara” ante la comunidad internacional en vísperas de los Juegos Olímpicos, que arrancan en poco más de dos semanas.

Al mismo tiempo, Lokshiná denunció que después de las masivas manifestaciones de 2011 contra el presidente ruso, Vladímir Putin, la táctica elegida por el Kremlin para desviar la atención ha sido la de identificar a un enemigo común, “el otro, el que no es de los nuestros”, papel que les ha tocado a los inmigrantes y homosexuales.

El debate público de las llamadas leyes contra la propaganda de la homosexualidad entre los menores de edad “ha estado acompañado de una retórica homófoba” de medios de comunicación y personas públicas “así como de una escalada de delitos” motivados por un creciente odio hacia las minorías sexuales, denunció.

La directora adjunta de HRW para Europa y Asia Central, Rachel Denber, subrayó por su parte que Rusia, al igual que otros muchos Estados, “se ha escudado en su mayoría electoral” y también en el apoyo popular a sus iniciativas más polémicas para poner en marcha un marco legal como poco discriminatorio, sobre todo con las minorías.