Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Oposición combate en las calles contra dictadura en Ucrania

KIEV, Ucrania — Una gruesa nube de humo negro de la quema de neumáticos cubre el centro de la capital de Ucrania el jueves mientras el ultimátum emitido por la oposición al presidente para convocar a elecciones anticipadas ante la amenaza de enfrentar disturbios en la vía pública está cerca de expirar sin señales de un compromiso de parte del gobierno.

KIEV, Ucrania — Una gruesa nube de humo negro de la quema de neumáticos cubre el centro de la capital de Ucrania el jueves mientras el ultimátum emitido por la oposición al presidente para convocar a elecciones anticipadas ante la amenaza de enfrentar disturbios en la vía pública está cerca de expirar sin señales de un compromiso de parte del gobierno.


Publicidad

Los opositores ucranianos frenaron durante la madrugada el avance de los efectivos antidisturbios en el centro de Kiev con una imponente cadena de fuego que alimentan con madera, neumáticos y restos de autobuses calcinados.

No tenemos miedo a los Berkut (destacamento andisturbios). Esto es una revolución. Resistiremos hasta el final, pero no somos unos fascistas como dice el Gobierno. Queremos una vida normal, con trabajo e hijos, y no una dictadura”, señaló hoy a Efe Vladímir, un obrero de la construcción.

Vladímir, oriundo del Este de Ucrania, es uno de los luchadores callejeros ataviados con escudos y palos que se encuentran en la línea de frente en la que se han convertido las inmediaciones del legendario estadio Valeri Lobanovski del Dinamo de Kiev.

Los opositores, en su mayoría jóvenes, lanzan cócteles mólotov, adoquines y piedras con la ayuda de tirachinas y ondas a los agentes antidisturbios apostados al otro lado de las llamas y protegidos por la oscuridad de la noche.

Ni las informaciones sobre la muerte de cinco manifestantes en los disturbios, según informó la oposición, ni las bajas temperaturas que rondan los 10 grados bajo cero, arredran a los opositores.

Algunos piden desesperadamente la ayuda de Occidente, incluso militar, ya que temen que las autoridades recurran en breve a la fuerza para poner fin a las protestas tras declarar el estado de excepción.

La policía intenta en vano apagar el fuego con la ayuda del continuo chorro de agua que despide una manguera de un camión de agua, pero los manifestantes no dejan de alimentar las llamas con toda clase de objetos inflamables.

“No puedo participar en las protestas, pero les comprendo. No puedo condenarlos, porque su causa es justa. Rezo por ellos”, señaló a Efe Pável, un sacerdote católico.

En su opinión, la culpa del nuevo estallido de violencia la tiene el Gobierno por aprobar a escondidas en el Parlamento un paquete de leyes que coartan la libertad de expresión y reunión, lo que ha sido condenado por Occidente.

“Las protestas fueron una fiesta durante dos meses hasta que el Gobierno decidió convertir el país en un Estado policial”, dijo.

Los tres líderes principales de la oposición exhortaron el miércoles por la noche a los manifestantes a abstenerse de participar en actos de violencia durante 24 horas hasta que el ultimátum al presidente Viktor Yanukovych expire.

La crisis política en Ucrania comenzó a finales de noviembre después de que Yanukovich se negó a firmar un muy esperado acuerdo de cooperación con la Unión Europea a favor de fortalecer sus lazos con Rusia. La decisión detonó protestas de 24 horas en la plaza principal de Kiev, donde los manifestantes han montado un enorme campamento de protestas.

Pese al escueto ultimátum, Yanukovich ha mostrado poca voluntad para alcanzar un acuerdo. Una reunión de tres horas el miércoles con los líderes de la oposición no consiguió “nada”, dijo Oleh Tyahbnybok, quien asistió a la sesión.

Durante días, los manifestantes arrojaron bombas molotov y piedras contra policías antidisturbios, que respondieron con granadas aturdidoras, gas lacrimógeno y balas de goma. La muerte de dos manifestantes el miércoles avivaron los temores de más incidentes violentos.

Estados Unidos respondió al revocar las visas de funcionarios ucranianos vinculados a la violencia y amenazó con más sanciones, aunque también condenó a los manifestantes radicales de extrema derecha por sus acciones agresivas. La Unión Europea condenó la violencia y señaló que también sopesaba medidas contra el gobierno de Kiev.

___

Agentes antidisturbios y manifestantes antigubernamentales se enfrentan en Kiev (Ucrania) hoy, jueves 23 de enero de 2014.  EFE/Zurab Kurtsikidze

Agentes antidisturbios y manifestantes antigubernamentales se enfrentan en Kiev (Ucrania) hoy, jueves 23 de enero de 2014.  EFE/Zurab Kurtsikidze

Agentes antidisturbios y manifestantes antigubernamentales se enfrentan en Kiev (Ucrania) hoy, jueves 23 de enero de 2014. EFE/Zurab Kurtsikidze

Un manifestante lanza una piedra durante enfrentamientos con la policía en el centro de Kiev, Ucrania, el miércoles 22 de enero de 2014.   (AP Foto/Darko Vojinovic)

Un manifestante lanza una piedra durante enfrentamientos con la policía en el centro de Kiev, Ucrania, el miércoles 22 de enero de 2014. (AP Foto/Darko Vojinovic)