Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

En China sigue siendo “rutina” la represión de activistas

Washington, 27 feb (EFE).- China continúa reprimiendo a organizaciones e individuos que trabajan por los derechos civiles, especialmente en las regiones autónomas de Xinjiang y Tibet, a pesar de haber puesto fin a campos de reeducación y relajado la política del hijo único, según un informe del Gobierno de Estados Unidos.

Washington, 27 feb (EFE).- China continúa reprimiendo a organizaciones e individuos que trabajan por los derechos civiles, especialmente en las regiones autónomas de Xinjiang y Tibet, a pesar de haber puesto fin a campos de reeducación y relajado la política del hijo único, según un informe del Gobierno de Estados Unidos.


Publicidad

El balance que anualmente hace el Departamento de Estado sobre los Derechos Humanos en el mundo, divulgado hoy, parte de la premisa de que China es un “estado autoritario” donde el Partido Comunista es la mayor autoridad del país y la Justicia no es independiente.

“La represión y la coerción es rutina, particularmente contra organizaciones e individuos involucrados en la promoción de los derechos civiles y políticos y de interés público, minorías étnicas y abogados que trabajan en asuntos sensibles”, indica el informe.

El Gobierno de Estados Unidos critica que se sigan “intensificando las restricciones a las libertades básicas” pese a mejoras como el fin de los campos de reeducación mediante el trabajo forzado a finales de este año o a los permisos para que más parejas puedan tener más de un hijo.

“Ha habido graves represiones de la libertad de expresión, religión, asociación y asamblea” en el caso de las minorías tibetana y la uigur, que además sufren serias restricciones de movimiento, asegura el informe, enviado hoy al Congreso norteamericano.

El trabajo destaca que en 2013 al menos 26 tibetanos se inmolaron en protesta y un centenar de uigures fallecieron en choques contra fuerzas de seguridad.

Además, el Departamento de Estado denuncia que el gobierno chino ha aumentado el control en internet, con la aprobación de nuevas medias orientadas a controlar y censurar a “blogueros”, que han llegado a ver sus páginas clausuradas.

En cuanto a las condiciones laborales, el informe señala que en China sigue existiendo trabajo infantil y forzado, al tiempo que se reprime el derecho de huelga y de sindicatos independientes.

Pese a los casos de enjuiciamiento por abuso de poder y corrupción, Estados Unidos critica que el Partido Comunista chino es el finalmente el que gestiona estos problemas de manera “opaca y selectiva”.

El informe recuerda que las autoridades chinas son más duras con aquellas personas que piden mayores esfuerzos para combatir la corrupción, como abogados, activistas o peticionarios de todo tipo. EFE