Ecuador. domingo 10 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Irán y potencias abren fase decisiva de negociación nuclear

Viena, 13 may (EFE).- Irán y seis grandes potencias comienzan mañana, miércoles, en Viena a encajar las piezas de un complicado puzzle diplomático con la redacción de un borrador de acuerdo que garantice que la República Islámica no obtendrá armas nucleares.

Los negociadores de las potencias mundiales llegan al aeropuerto internacional de Bagdad, Irak. Los visitantes se reunieron el miércoles con diplomáticos iraníes para tratar el programa nuclear de Irán (AP Foto/Mohammed Ameen, Pool)

Viena, 13 may (EFE).- Irán y seis grandes potencias comienzan mañana, miércoles, en Viena a encajar las piezas de un complicado puzzle diplomático con la redacción de un borrador de acuerdo que garantice que la República Islámica no obtendrá armas nucleares.


Publicidad

“Mañana empezamos a redactar el borrador”, aseguró hoy ante la prensa en la capital austríaca una alta fuente diplomática de Estados Unidos, que solicitó el anonimato.

La fuente, al corriente del estado de las negociaciones, no ocultó que existen aún “lagunas importantes” para alcanzar un acuerdo completo, pero confió en que se puedan superar, aunque remarcó que lograrlo será una tarea “muy complicada”.

“Que empecemos a redactar el borrador no significa que un acuerdo sea inminente o que podamos conseguir siquiera uno”, advirtió.

Y agregó: “no sabemos si Irán será capaz de tomar las difíciles decisiones que debe para asegurar al mundo que no va a obtener un arma nuclear y que su programa es por completo pacífico”.

Asimismo, advirtió contra lo que calificó como un “exceso de optimismo” en la prensa ante los avances logrados, y pidió cautela debido a las enormes dificultades del proceso, cuya complejidad comparó con completar un cubo de Rubik.

Por su parte, el ministro de Exteriores de Irán, Mohamad Yavad Zarif, también destacó hoy el importante momento al que se ha llegado en las negociaciones.

“Estamos en un momento sensible porque vamos a negociar tras varias rondas (de contacto) que fueron mayormente una tormenta de ideas en la que varias partes presentaron sus opiniones”, declaró hoy a su llegada a Viena.

Zarif mantuvo esta noche un encuentro informal con la jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, que representa en esta negociación a China, Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Rusia y Alemania, el conocido como Grupo 5+1.

Aunque hoy se produjeron ya algunos contactos diplomáticos, las sesiones plenarias con representantes de todos los países implicados empezarán mañana a primera hora, y se prolongarán, previsiblemente, hasta el viernes.

“Hemos venido aquí con el mandato de llegar a un acuerdo”, dijo Zarif al reconocer que “va a ser un proceso difícil, un proceso que requerirá de mucho cuidado y de muchas discusiones y redacciones”.

El ministro iraní recordó que, tras la cumbre de esta semana, habrá aún otras dos para intentar tener el acuerdo listo para el 20 de julio, la fecha marcada en la hoja de ruta acordada por Irán y las grandes potencias en noviembre de 2013, aunque no descartó que el proceso pueda prolongarse más allá de ese día.

Se trata de la cuarta ronda de contactos en lo que va de año para cerrar un acuerdo que tiene un doble objetivo: acabar con una década larga de dudas sobre si Irán busca tener armas atómicas y hacer posible que la República Islámica acceda a la energía y tecnología nuclear con fines pacíficos.

Para lograr un pacto existen varios escollos importantes, como el futuro del reactor de agua pesada de Arak, en el este de Irán, que una vez en marcha podrá generar plutonio, algo que Occidente teme pueda ser utilizado como combustible para armas nucleares.

Irán se ha mostrado abierto a remodelar la planta para reducir en una quinta parte su producción de plutonio.

Otro aspecto es el acceso de los inspectores internacionales a la base militar de Parchín, donde la agencia nuclear de la ONU sospecha que en el pasado se produjeron experimentos relacionados con el desarrollo de explosivos necesarios para una detonación nuclear.

Aunque Irán ha denegado el acceso aduciendo que es una instalación militar que nada tiene que ver con el programa atómico del país, en las últimas fechas las autoridades han mostrado una mayor flexibilidad al respecto. EFE