Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Rusia culpa a Ucrania del siniestro del avión por no cerrar el espacio aéreo

El familiar de una persona que iba a bordo del avión de Malaysia Airlines. (Foto AP/Phil Nijhuis)

Naciones Unidas, 18 jul (EFE).- Rusia responsabilizó hoy a las autoridades ucranianas del siniestro del avión de Malaysia Airlines en el este del país por no haber cerrado el espacio aéreo en una zona de combate.


Publicidad

“Cualquier persona normal se planteará por qué los controladores aéreos ucranianos han mandado a un avión a una zona de combate, una zona donde la aviación se utiliza para ataques, sobre todo contra objetivos civiles, y donde hay en funcionamiento sistemas de defensa antiaérea”, señaló el embajador ruso ante la ONU, Vitaly Churkin, en una intervención ante el Consejo de Seguridad.

Churkin subrayó que según la legislación internacional es responsabilidad de las autoridades nacionales garantizar la seguridad de los aviones civiles que sobrevuelan su espacio aéreo y pidió por ello una investigación sobre la gestión de Ucrania.

“Hay que investigar no solamente la catástrofe, sino la medida en que las autoridades de la aviación civil ucraniana han respetado sus obligaciones y han utilizado sus derechos”, defendió el embajador ruso.

“¿Han hecho realmente todo lo posible para que la campaña militar desencadenada por Kiev no lleve a esta tragedia?”, se preguntó, criticando que hasta hoy no se decretase el cierre del espacio aéreo en la zona del siniestro.

Churkin, que defendió la puesta en marcha de una investigación internacional sobre el suceso, pidió también no “presionar a los investigadores intentando prejuzgar los resultados con declaraciones e insinuaciones”.

Lo hizo en respuesta a las palabras de varios embajadores occidentales, que apuntaron a la probable responsabilidad de las milicias prorrusas en el supuesto derribo de la aeronave.

La representante estadounidense ante la ONU, Samantha Power, aseguró que el avión fue “probablemente derribado por un misil tierra-aire, un SA-11, operado desde una zona controlada por separatistas en el este de Ucrania”.

El embajador ucraniano, Yuriy Sergeyev, también responsabilizó a los rebeldes y a Rusia por darles apoyo militar y recordó que en los últimos días las milicias sublevadas ya derribaron cazas ucranianos. EFE