Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Australia no tiene intención de unirse a los bombardeos en Siria

Un grupo de cazas F-18E Super Hornets se aprestan a atacar posiciones de Estado Islámico tras haber recibido combustible.

Sídney (Australia), 25 sep (EFE).- Australia no tiene intención de unirse a Estados Unidos y sus aliados árabes en los bombardeos aéreos contra posiciones del autodenominado Estado Islámico (EI) en Siria, dijo hoy el primer ministro australiano, Tony Abbott.


Publicidad

El primer ministro indicó, en cambio, que existen fuertes probabilidades de enviar soldados a combatir en Irak, en declaraciones en Nueva York, donde participa en los debates anuales de la Asamblea General de la ONU.

“Las discusiones en Nueva York hoy y mañana nos proporcionarán información de cara a la decisión que pronto deberá tomar Australia respecto a un posible compromiso de nuestras fuerzas en operaciones de combate dentro del territorio iraquí”, señaló Abbott en declaraciones recogidas por la agencia local AAP.

Si bien el Gobierno aun no ha tomado una decisión final, Abbott, que ya habló con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo que la situación se encamina hacia una “cierta probable conclusión” en la lucha contra el EI en la que Australia quiere contribuir.

Abbott enfatizó que todavía no se ha decidido la participación de soldados australianos en operaciones de combate en Irak y que su Gobierno “no tiene intenciones en este momento de participar en las operaciones de combate en Siria”.

El mandatario australiano aprovechó para descartar que el presunto yihadista, Numan Haider, abatido el martes por la Policía tras apuñalar a dos agentes antiterroristas, hubiera lanzado amenazas contra él, tal como informó la prensa local.

“No he sido oficialmente informado sobre eso, así que no quiero hacer mayores comentarios”, dijo tras su intervención en la ONU.

Abbott reiteró el peligro que suponen los 60 ciudadanos australianos que han viajado a Irak y Siria para unirse a grupos extremistas como el EI, de los cuales una veintena de ellos ya han retornado a Australia.EFE