Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Presidenta Cristina Fernández sigue hospitalizada

Cristina Fernández. Foto de Archivo: La República.

Buenos Aires (AP) — La presidenta argentina Cristina Fernández siguió internada el martes por tercer día y bajo tratamiento con antibióticos con un cuadro de sigmoiditis, informó un parte médico.


Publicidad

Fernández se encuentra estable y recibe tratamiento de antibióticos por vía endovenosa en el Sanatorio Otamendi de Buenos Aires donde permanecerá internada por un número no especificado de días, según parte médico de la Unidad Médica Presidencial.

La presidenta de 61 años ingresó el domingo por la tarde a la clínica con lo que se describió como un cuadro febril infeccioso con presencia de bacterias en la sangre. El lunes el equipo médico presidencial indicó que Fernández sufría una sigmoiditis que consiste en una infección del colon.

La enfermedad de Fernández obligó a la suspensión de la visita que la presidenta chilena Michelle Bachelet tenía previsto realizar este martes a la capital argentina, que ha sido reprogramada para algún momento de noviembre, dijo el secretario de Comunicación Pública, Alfredo Scoccimarro. Las dos mandatarias querían conmemorar los 30 años de la firma del Tratado de Paz entre Argentina y Chile.

Scoccimarro dijo que también “se reprogramó la teleconferencia que ambas presidentas iban a mantener con su santidad el papa Francisco”.

El 17 de octubre, Fernández debió guardar reposo durante 48 horas debido a un cuadro de faringitis.

A lo largo de sus siete años de mandato, la presidenta ha sufrido distintos problemas de salud, desde repetidos episodios de hipertensión hasta dos intervenciones quirúrgicas. A principios de 2012 le extrajeron la glándula tiroides y en octubre de 2013 le extrajeron un hematoma craneal causado por una caída de la que no se ofrecieron detalles.

En julio de este año Fernández permaneció una semana en silencio debido a una faringolaringitis cuyo origen nunca se especificó.