Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Uribe y fiscal de Colombia proponen “zona de concentración” para las FARC

Bogotá, 20 nov (EFE).- El expresidente de Colombia y actual senador Álvaro Uribe propuso hoy que las FARC declaren el cese unilateral del fuego y luego pasen a un área de concentración controlada por las “Fuerzas Institucionales”, iniciativa que apoya el fiscal general, Eduardo Montealegre.


Publicidad

Uribe leyó un comunicado de prensa con las conclusiones de su reunión con el fiscal en nombre de su partido, Centro Democrático, y reiteró la necesidad de que las FARC declaren un alto el fuego unilateral.

Según explicó, un cese de las hostilidades bilaterales tal y como se ha reclamado desde diversos sectores de la sociedad colombiana no es posible porque “implicaría suspender la acción de la Fuerza Pública en procura de la seguridad de los ciudadanos” y sería inconstitucional.

Esta figura de una “zona de concentración de ubicación” ya fue utilizada durante la desmovilización de las paramilitares Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) en el año 2006, un área que en aquel caso estuvo localizada, fundamentalmente, en el departamento de Córdoba (norte).

Durante su intervención, Uribe también dijo que el rapto del general Rubén Darío Alzate y otros militares por parte de las FARC debe calificarse como secuestro y no como retención, puesto que esa denominación supone “premiar al secuestrador y desconocer la magnitud del dolor de víctimas de este execrable delito”.

En referencia a una posible ampliación de la definición jurídica de delito político, que algunas voces aseguran que el Gobierno está negociando con las FARC en sus diálogos de La Habana, dijo que si se incluyen “crímenes atroces como el narcotráfico y el secuestro” dentro de esa denominación se “permite la impunidad” para los guerrilleros.

Asimismo, afirmó que el hecho de que tras los diálogos se acuerde ausencia de cárcel y la posibilidad de elegir como representantes políticos a desmovilizados por las FARC “estimula el crecimiento de la violencia y niega a los colombianos la paz real”. EFE