Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Comienza la fase final del juicio contra autor de tiroteo en un cine de EEUU

James Holmes

El juicio contra James Holmes, culpable de matar a 12 personas en un cine de Aurora (Colorado, EE.UU,), entró hoy en su fase final, en la que el jurado decidirá entre pena de muerte o cadena perpetua, en medio de la angustia de las víctimas de una matanza que estremeció al país hace tres años.


Publicidad

“Muerte, por supuesto, muerte”, dijo al ser preguntado sobre la condena Robert Sullivan, el padre una niña de 6 años que la noche del 20 de julio de 2012 estaba viendo la última película de Batman cuando Holmes irrumpió en el cine con una máscara de gas, guantes negros y cuatro armas, según recoge el diario The Denver Post.

Holmes, que ahora tiene 27 años, llenó el cine de gas lacrimógeno, desató un tornado de disparos con los que mató a 12 personas e hirió a otras 70, y fue detenido a las afueras del lugar por la policía, ante la que se identificó como el Joker (Guasón), uno de los enemigos de Batman en la historia de ficción.

Tres años después de la tragedia, ha llegado la hora de ver si Holmes es condenado a muerte, como pide la Fiscalía, o si ingresa en prisión de forma permanente al recibir la cadena perpetua sin posibilidad de revisión, como pide la defensa, que alega que el acusado sufre una grave enfermedad mental.

Esta nueva fase para decidir la sentencia llega después de que la semana pasada Holmes fuese considerado culpable de 165 cargos, 24 de ellos por asesinato en primer grado, después de 11 semanas de juicio, los argumentos de 250 testigos, la muestra de 1.500 fotografías y la proyección de 24 horas de vídeo.

Durante este nuevo capítulo judicial, que podría extenderse durante más de un mes, los fiscales argumentarán que Holmes disparó contra espectadores indefensos y prometen mostrar más testimonios desgarradores de las víctimas de la masacre, como el del padre de la niña de 6 años fallecida.

Además la defensa incidirá en que Holmes perpetró el tiroteo de manera intencionada e, incluso, convirtió su apartamento en una trampa mortal para quien se atreviera a entrar con un entramado de cables, detonadores y material explosivo, que hizo que los artificieros tardarán más de 24 horas en desarmar todo.

Frente a ello, para humanizar al acusado, la defensa llamará a declarar a vecinos, familiares, compañeros de la Universidad de Colorado en la que estudió Holmes, así como a miembros de las organizaciones de caridad en las que participaba como voluntario.

También, según adelantó hoy la defensa en los argumentos iniciales de esta nueva fase del proceso judicial, diferentes doctores y expertos acudirán a testificar al tribunal de Colorado para mostrar que la esquizofrenia paranoide de Holmes es tan grave que moralmente sería erróneo ejecutarlo.

Uno de los testigos de la defensa podría ser una de las profesoras de quinto grado de Holmes, que en un vídeo en la primera fase del juicio, a la pregunta de “¿cómo podemos llamar a este hombre ahora”, contestó: “Para mí es difícil llamarlo James, o incluso Mr. Holmes (…) Para mí, es Jimmy”.

Haciendo balance de los factores agravantes y mitigantes, el jurado compuesto por nueve mujeres y tres hombres debe de llegar a un acuerdo unánime si decide enviar al acusado al corredor de la muerte y, si no lo hace, Holmes será automáticamente condenado a cadena perpetua.

El joven, que todavía tiene la oportunidad de ofrecer su testimonio para defenderse, reconoció haber perpetrado el tiroteo pero prefirió declararse no culpable por su enfermedad mental.

Según datos oficiales, en medio siglo el estado de Colorado solo ha ejecutado a uno de sus presos y, aunque el parlamento estatal intentó eliminar la pena capital en 2009 y 2013, este castigo sigue siendo legal desde 1901, cuando fue restaurado después de su abolición en 1897.

Un año después del tiroteo, en 2013, según una encuesta de la universidad de Quinnipiac (Connecticut), el 69 % de los habitantes de Colorado se mostró a favor de la pena de muerte y solo el 24 % dijo que prefería sustituir la pena capital por la cadena perpetua sin posibilidad de revisión.

El tiroteo abrió el debate sobre el control y venta de armas en el país e impulsó cambios legislativos en el estado de Colorado, que tras la matanza aprobó una de las legislaciones más restrictivas para supervisar los antecedentes de los compradores y restringir el número de balas de los cargadores. EFE [I]