Ecuador. Miércoles 28 de septiembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Ataque terrorista en Bangladesh: 28 muertos

DACA, Bangladesh (AP) — A los rehenes se les dio una prueba: recitar versos del Corán o ser castigados, de acuerdo con testigos. Los que pasaron la prueba pudieron comer. Los que no, fueron torturados y asesinados.

Publicidad

La toma de rehenes, que duró 10 horas en una zona diplomática de Bangladesh, terminó el sábado por la mañana con al menos 28 muertos, incluidos seis de los atacantes.

Los uniformados irrumpieron en un popular restaurante donde hombres armados tenían como rehenes a decenas de extranjeros y bangladesíes, mientras lanzaban bombas y disparaban. Entre las víctimas había 20 rehenes, en su mayoría extranjeros, y dos policías bangladesíes.

Entre los 20 rehenes muertos hay nueve italianos, siete japoneses, tres bangladesíes y un indio, dijeron fuentes del gobierno. La Casa Blanca confirmó que un ciudadano estadounidense murió como rehén, pero no proporcionó más detalles.

Diez de los 26 heridos estaban en condición crítica y seis estaban en equipo de soporte vital, de acuerdo con personal del hospital.

El ataque supone un aumento en meses recientes a la violencia militante que ha afectado al país de mayoría musulmana, al exigir los extremistas al gobierno que vuelva a operar bajo las reglas islámicas. La mayoría de los ataques han sido asaltos de hombres armados con machetes contra personas concretas de minorías religiosas, extranjeros o activistas.

Pero el ataque del viernes fue distinto, más coordinado. Los atacantes tenían rifles de asalto y gritaron “Allahu Akbar” (“Dios es grande“) y entraron al popular restaurante Holey Artisan Bakery, en el barrio diplomático de Gulshan, mientras decenas de extranjeros y residentes de la localidad cenaban durante el mes sagrado de Ramadán.

Inicialmente los atacantes dispararon balas de salva, luego ordenaron a los trabajadores del restaurante a apagar las luces y cubrieron las cámaras de seguridad con mantas negras, de acuerdo con un sobreviviente que habló con el canal local ATN News. Él y otros, incluido el personal de la cocina, pudieron escapar al correr hacia el techo o salir por la puerta trasera.

Pero unas 35 personas quedaron atrapadas al interior y su vida dependió de su habilidad de probar que eran musulmanes, de acuerdo con el padre de un comerciante bangladesí que fue rescatado junto con su familia.

“Los atacantes nos pidieron a todos que recitáramos el Corán”, dijo Rezaul Karim, quien describió lo que su hijo Hasnat había visto. “Quienes lo recitaron se salvaron”. Los otros, agregó, “fueron torturados”.

Como parte de la investigación, los detectives interrogaban a su hijo y su familia, junto con otros sobrevivientes. Las autoridades también interrogaban a uno de los atacantes capturados durante el espectacular rescate.

No estuvo claro si los atacantes tenían una meta específica. Las autoridades bangladesíes no indicaron si habían hecho alguna demanda.

El grupo Estado Islámico reivindicó el ataque, diciendo que estuvo enfocado en ciudadanos de “países cruzados” y advirtió a los ciudadanos de tales países que no estarían a salvo “mientras sus aviones maten musulmanes”. El comunicado fue divulgado el viernes por simpatizantes del grupo extremista a través del servicio de mensajes Telegram y fue similar a otros comunicados del grupo. De inmediato no fue claro si sus líderes en Siria e Irak estuvieron involucrados en la planificación del ataque.

La agencia noticiosa Amaq, afiliada con el grupo EI, también publicó fotos que mostraban cadáveres de presuntos rehenes, aunque la autenticidad de las imágenes no pudo ser confirmada.

El gobierno no comentó directamente sobre la responsabilidad que aceptó el grupo EI, pero en el pasado ha negado que el grupo extremista tenga presencia en Bangladesh. En vez de eso, el gobierno de la primera ministra Sheikh Hasina ha acusado a sus enemigos políticos de orquestar la violencia para desestabilizar al país, algo que niega la oposición.

El sábado, Amaq publicó fotos de cinco jóvenes sonrientes sosteniendo lo que parecen ser rifles de asalto y posando enfrente de una bandera negra del grupo EI, a los que la agencia identificó como los atacantes, de acuerdo con el SITE Intelligence Service, que vigila la actividad yihadista en línea. Ellos fueron identificados por sus nombres de guerra, indicando que todos eran bangladesíes. Amaq agregó que los atacantes usaron “cuchillas, cuchillos de carnicero, rifles de asalto y granadas de mano”.

Amaq dijo que los atacantes “verificaron” las identidades de los rehenes, dejando con vida a los musulmanes y matando a los extranjeros.

___

Los periodistas de The Associated Press Katy Daigle y Nirmala George en Nueva Delhi, Matthew Pennington en Washington, Ken Moritsugu en Tokio, Frances D’Emilio en Roma, y Jonathan Landrum en Atlanta contribuyeron a este despacho.

Un grupo de personas ayudan a un herido después que hombres armados atacaron un restaurante popular entre los extranjeros en una zona diplomática de Daca, la capital de Bangladesh, el viernes 1 de julio de 2016, donde tomaron rehenes e intercambiaron disparos con fuerzas de seguridad. (AP Foto)

Un grupo de personas ayudan a un herido después que hombres armados atacaron un restaurante popular entre los extranjeros en una zona diplomática de Daca, la capital de Bangladesh, el viernes 1 de julio de 2016, donde tomaron rehenes e intercambiaron disparos con fuerzas de seguridad. (AP Foto)

Publicidad