Ecuador. Miércoles 7 de diciembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

La OEA pide a Trump que una al país y deje atrás retórica divisiva y amenazas

El Secretario General de la OEA, Luis Almagro EFE

Washington, (EFE).- La Organización de Estados Americanos (OEA) pidió hoy al presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, que una al país y dejé atrás “la retórica divisiva” y las “amenazas a los periodistas” que marcaron su campaña.

Publicidad

Esta es una de las conclusiones del informe preliminar de la misión de observación electoral de la OEA sobre los comicios generales del 8 de noviembre en Estados Unidos, presentado hoy en su sede de Washington.

El equipo de la OEA observó “con preocupación” un aumento de la “retórica polarizante y divisiva durante la campaña, que podría interpretarse con un trasfondo racial”.

Asimismo, considera que “las amenazas de un candidato (Donald Trump) de entablar acción judicial contra periodistas por expresar sus opiniones y de restringir su acceso a eventos fueron preocupantes”.

La misión espera que “estas expresiones se circunscriban a la retórica de la campaña y que prevalezca un diálogo cívico entre personas con puntos de vista opuestos”.

“Al final de una campaña fuerte y controvertida, los ciudadanos fueron capaces de expresar sus diferencias mediante los mecanismos institucionales, de manera libre, armoniosa y respetuosa”, indicó la jefa de la misión y expresidenta de Costa Rica (2010-2014), Laura Chinchilla.

“Esta actitud -agregó- será la que deberá inspirar al liderazgo político de este país, para lograr la compleja pero urgente tarea de unir a todo un pueblo en torno a la búsqueda de las aspiraciones que le son comunes”.

La OEA no detectó evidencias del “fraude” o del “sistema amañado” que había denunciado Trump en las semanas previas a las elecciones, aunque sí “debilidades” del sistema como la desregulación de la financiación de las campañas o el diseño sesgado de distritos electorales.

“En medio de acusaciones de un sistema electoral fraudulento, la realidad es que los ciudadanos confían en sus instituciones”, concluye la organización continental.

“La cantidad inmensa de contrapesos y salvaguardias -agrega- que hay en todo el proceso, el derecho a la reparación y a apelar decisiones, la eficacia de los tribunales y la transparencia y la publicidad del proceso son fundamentales para forjar esa confianza”.

Los 41 observadores electorales de la OEA, de 18 nacionalidades, se desplegaron en 11 estados y el Distrito de Columbia (donde está Washington, la capital) que sí permiten la observación internacional -otros 11 estados limitan o prohíben este tipo de supervisión-.

El informe final de la misión se presentará en un mes o dos ante el Consejo Permanente de la OEA en Washington. EFE (I)

Publicidad