Ecuador. Sábado 27 de Mayo de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Merkel retoma su postergada visita a Trump, con una Europa algo más calmada

La canciller alemana, Angela Merkel. EFE/WOLFGANG KUMM/Archivo

La canciller alemana, Angela Merkel, mantendrá mañana su postergado primer encuentro con el presidente de EEUU, Donald Trump, una cita prevista para el pasado martes y que se produce con una Europa aliviada por la derrota de la ultraderecha holandesa.

La tormenta de nieve en la costa este estadounidense obligó a Merkel y a su delegación a bajarse el pasado lunes del avión, a punto ya de despegar de Berlín hacia Washington, y lo que entonces fue un contratiempo tiene ahora su lado favorable para la canciller.

La líder alemana quiere trasladar a Trump la “significación central” que para Berlín tiene la UE, y que el partido liberal VVD del primer ministro Mark Rutte haya sido el más votado en Holanda es un “resultado proeuropeo”, destacó Merkel tras conocer los resultados en el país vecino.

La victoria de Rutte disipa el peligro del “nexit” -versión neerlandesa del “brexit”- al que aspira el ultraderechista y xenófobo Geert Wilders y eso es una buena noticia para Merkel ante su entrevista con Trump, envuelta en gran expectación.

Será un primer contacto personal y, según han avanzado fuentes gubernamentales, la canciller pretende hacer valer el peso económico de Alemania para Estados Unidos.

En vísperas de importantes cumbres internacionales -en mayo la OTAN en Bruselas y el G7 en Italia y en julio el G20 en Alemania-, no deben esperarse de la reunión revelaciones en cuanto a contenidos.

Merkel destacó ya el lunes la importancia de “hablar con el otro, no sobre el otro” y de “entablar un diálogo directo”, tras varios contactos telefónicos mantenidos con Trump.

Su visita comenzará con un encuentro a solas, luego habrá otra reunión con inversores y empresarios y después una conferencia de prensa que dará ocasión de ver juntos a dos líderes de personalidad diametralmente distinta.

Merkel, acompañada en el viaje de representantes de algunas de las principales grupos empresariales alemanes, tiene intención de defender los intereses de los inversores germanos en EEUU y dejar claro su rechazo a cualquier trato discriminatorio para sus empresas.

En opinión de Berlín, la relevancia de las actividades de sus empresas en la economía estadounidenses puede ser de hecho un factor positivo para encaminar la relación bilateral con la administración Trump.

Las inversiones directas de Alemania en Estados Unidos ascienden a 224.000 millones de euros y de las empresas alemanas dependen en ese país 240.000 puestos de trabajo.

Al margen de la economía, y salvo sorpresas, no está previsto que Merkel entre en asuntos como la política migratoria de Trump y el muro fronterizo con México, dos cuestiones que, destacaron las fuentes del Ejecutivo alemán, son un “asunto interno” de EEUU.

La canciller no dudó en criticar el primer decreto con el que la administración de Trump quería vetar la entrada en el país de refugiados y de ciudadanos de varios países de mayoría musulmana.

Ahora llegará a Washington mientras la Casa Blanca digiere el segundo revés judicial en este tema, después de que un juez federal bloqueara su segundo decreto.

La agenda de temas de la reunión incluye desde la guerra en Siria y el conflicto en Ucrania -incluidas las sanciones contra Rusia a raíz de la anexión de Crimea-, a Libia y la situación en Oriente Medio.

El futuro de la OTAN también estará previsiblemente sobre la mesa, tras las reiteradas reclamaciones de EEUU a sus aliados para que inviertan más en defensa.

Merkel, quien ya ante el presidente Barack Obama había expresado su voluntad de atender a esas reclamaciones, aunque sin sujetarse a cifras concretas, podrá presentar a Trump la subida de esa partida en el borrador de los presupuestos alemanes para 2018.

El gasto militar alcanzará el 1,23 % del PIB, lejos todavía del 2 % comprometido, pero, según destacó ayer el ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, al presentar las cuentas, la clave es el “mensaje” que se envía con esta subida y no tanto “la cifra concreta detrás de la coma”. EFE