Ecuador. sábado 23 de septiembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Donald Trump invitó a Rodrigo Duterte a la Casa Blanca

Rodrigo Duterte, presidente de Filipinas (Foto AP/Bullit Marquez, Archivo)

Washington (EFE).- El presidente de EE.UU., Donald Trump, defendió hoy la polémica invitación a su homólogo de Filipinas, Rodrigo Duterte, para que visite la Casa Blanca al destacar la importancia estratégica y militar que tiene ese país para él.


Publicidad

Filipinas es muy importante para mí estratégica y militarmente”, explicó Trump en una entrevista con Bloomberg, en respuesta a las críticas que ha recibido por invitar a Duterte a la Casa Blanca durante la conversación telefónica que ambos mantuvieron el pasado sábado.

“Espero encontrarme con él. Si viene a la Casa Blanca, está bien”, comentó Trump sobre el mandatario filipino.

Trump remarcó que Duterte es “muy popular” y cuenta con un “un índice de aprobación muy alto” en su país, y anotó que, pese a que ha sido “muy, muy duro” al respecto, el mandatario filipino sigue teniendo “un enorme problema de drogas”.

Mientras, en su rueda de prensa diaria, el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, defendió hoy la invitación a Duterte como “una oportunidad” para Trump de trabajar con países de la región que pueden jugar un papel en los esfuerzos por “aislar económica y diplomáticamente a Corea del Norte“.

Según Spicer, el “interés nacional” y la seguridad de los estadounidenses “son las prioridades número uno del presidente” en los esfuerzos para enfrentar la amenaza norcoreana.

El portavoz agregó, por otro lado, que Trump está al tanto de las preocupaciones sobre los derechos humanos que rodean a Duterte, particularmente por su polémica “guerra antidroga”, que ha causado más de 7.000 muertes en Filipinas desde el pasado junio.

Tras la conversación telefónica que mantuvieron el sábado, la Casa Blanca indicó que Trump invitó a Duterte a Washington para hablar de la “importancia” de la relación bilateral, “que ahora va en una dirección muy positiva”.

Horas antes de su conversación con Trump, Duterte aseguró en una cumbre de líderes del Sudeste Asiático que iba a pedir al mandatario estadounidense que se contenga ante Corea del Norte y no provoque una guerra que, a su juicio, podría tener “consecuencias catastróficas para toda la región de Asia y el mundo”.

Por otro lado, el demócrata de mayor rango del Comité de Exteriores del Senado de EE.UU., Ben Cardin, se declaró hoy “profundamente preocupado” por una posible visita de Duterte a la Casa Blanca y urgió a Trump a “rescindir de inmediato” la invitación al presidente filipino.

“Ignorar los derechos humanos no promoverá los intereses de Estados Unidos en Filipinas ni en ningún otro lugar”, advirtió Cardin en un comunicado. EFE (I)

mb/pa/arm