Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Correa masacra la libertad de expresión

Editorial del diario O Globo
Rio de Janeiro, Brasil

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, actúa para silenciar a la prensa en un furioso asalto a la libertad de expresión que no deja ninguna duda acerca de las aspiraciones de su gobierno dictatorial. Ecuador se ha esforzado por establecer instituciones democráticas después de un pasado reciente de disturbios políticos. Correa fue elegido en el 2006 como consecuencia de tres golpes civiles y militares. Pero en lugar de trabajar para la consolidación democrática, decidió embarcarse en la demagogia de Chávez y denominó a su gobierno la Revolución Ciudadana. Con eso, cada vez más se parece a sus antecesores golpistas.

Editorial del diario O Globo
Rio de Janeiro, Brasil


Publicidad

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, actúa para silenciar a la prensa en un furioso asalto a la libertad de expresión que no deja ninguna duda acerca de las aspiraciones de su gobierno dictatorial. Ecuador se ha esforzado por establecer instituciones democráticas después de un pasado reciente de disturbios políticos. Correa fue elegido en el 2006 como consecuencia de tres golpes civiles y militares. Pero en lugar de trabajar para la consolidación democrática, decidió embarcarse en la demagogia de Chávez y denominó a su gobierno la Revolución Ciudadana. Con eso, cada vez más se parece a sus antecesores golpistas.

Su primer mandato debió haber terminado en enero del 2011, pero una nueva Constitución -como el manual de instrucciones a los regímenes bolivarianos recién instalados- marcó su elección en abril del 2009. Correa ganó la primera vuelta y comenzó un nuevo primer mandato, que se prolongará hasta agosto del 2013, con derecho a reelección. Con la posibilidad de ser presidente hasta el año 2017.

Los gobiernos de Ecuador, Venezuela y Bolivia (y hasta el kirchnerista en Argentina) no consiguen convivir con la crítica porque ellos son los verdaderos dueños. Una de sus características es el hiperpresidencialismo: sus líderes fortalecen el Ejecutivo, el poder Judicial es modificado y el Legislativo maniatado, para hacer lo que quieran, haciéndose pasar por salvadores de la nación. En Ecuador, Correa fue a la guerra con la prensa al dominar el Poder Judicial, y ha adoptado una forma perversa de estrangular a los medios de comunicación. Los jueces aplican multas astronómicas a los propietarios de los medios y a los periodistas que se atreven a criticarlo.

Así, en el caso de los tres directores y el editor de opinión del diario El Universo, condenados a tres años de prisión y una multa de $ 40 millones (más alto que el valor de la empresa), por supuestamente insultar al presidente. El periodista Emilio Palacio acusó a Correa de haber ordenado disparar a militares contra un hospital donde el presidente se había refugiado durante la intentona golpista del 30 de septiembre de 2010.

Una situación similar viven los periodistas Juan Carlos Calderón y Christian Zurita Ron, autores de El Gran Hermano, libro que detalla cómo el hermano del Presidente se habría beneficiado de contratos con el Gobierno, lo cual es ilegal. Los periodistas dicen en el libro que Correa sabía de los contratos, y por lo tanto, fueron condenados a pagar una multa de $ 1 millón. Correa negó que él conocía y ordenó la cancelación de los contratos.

El pasado lunes entró en vigor el irónicamente llamado Código de la Democracia, una ley que simplemente prohíbe que los medios divulguen los informes y entrevistas de los candidatos durante las campañas electorales. Es decir: a la prensa ecuatoriana se le prohíbe informar a los votantes lo que dicen o piensan los candidatos para que los represente en las diferentes asambleas legislativas y órganos ejecutivos.

Da miedo cómo los líderes de América Latina insisten en que el siglo XXI es la adopción de prácticas oscuras, obsoletas y ya está condenado por no ser viable, al basurero de la historia.

* El texto ha aparecido publicado originalmente en el diario O Globo, el 9 de febrero de 2012.

3 Comentarios el Correa masacra la libertad de expresión

  1. oh, oh…

    ahora la prensa corruGta se compró al OGlobo !!!

    ojalá doña Dilma les de enjuciando a ese poder fáctico en brasil por corruGtos !!!

  2. El satrapa ha logrado tener la atencion del mundo entero como UN ABUSIVO.

    Y lo mejor de todo es que al final ni esos 42 millones de dolares los va a tener, lo unico que se ha ganado es un DESPRESTIGIO INTERNACIONAL, el como correa NO como representante de una nacion.

    Correanos: recomiendenle al satrapa que se apure con las demandas, ya hay centenares de articulistas EN EL MUNDO que lo califican de un abusivo del poder, eso debe estar afectando grandemente su “espiritualidad”, no olviden a la UE, a esos hay que demandarlos por unos 400 millones ;-)

Los comentarios están cerrados.