Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Y aquí nadie hace nada

Por Esteban Noboa Carrión
Guayaquil, Ecuador

Durante los últimos años he sido testigo de lo fácil que es gobernar cuando un partido que ha tomado el poder acoge a rajatabla aquella lejana doctrina totalitarista pregonada por Rousseau: “la voluntad general siempre debe prevalecer frente a la particular”. A raíz de dicha máxima, durante el siglo XX se justificaron cualquier cantidad de regímenes autócratas disfrazados con una capa democrática que supuestamente los legitimaba para tomar cualquier decisión, sin importar qué tan restrictiva de libertades sea, siempre que beneficie a las grandes mayorías que apoyan sus decisiones, más que porque éstas realmente entiendan las razones y consecuencias de las decisiones del poder.

Por Esteban Noboa Carrión
Guayaquil, Ecuador


Publicidad

Durante los últimos años he sido testigo de lo fácil que es gobernar cuando un partido que ha tomado el poder acoge a rajatabla aquella lejana doctrina totalitarista pregonada por Rousseau: “la voluntad general siempre debe prevalecer frente a la particular”. A raíz de dicha máxima, durante el siglo XX se justificaron cualquier cantidad de regímenes autócratas disfrazados con una capa democrática que supuestamente los legitimaba para tomar cualquier decisión, sin importar qué tan restrictiva de libertades sea, siempre que beneficie a las grandes mayorías que apoyan sus decisiones, más que porque éstas realmente entiendan las razones y consecuencias de las decisiones del poder.

Aparentemente, hoy el Ecuador sigue el mismo camino (con grandes matices, está claro) y a nadie le importa. Todo disenso frente a las decisiones del Gobierno, Asamblea o Jueces (es igual) no llega más lejos que a una escueta conversación entre amigos cuando de casualidad alguien introduce el tema en aquellos círculos donde lo que más se repite es “a mí no me interesa la política, por tanto, no me interesa el tema que están tocando.” Y de lo que no nos damos cuenta es que esa pasividad que tenemos todos ante las decisiones que más influyen en nuestras libertades es la que hace que el poder sepa que cualquier decisión que tome no va a encontrar resistencia alguna o que tenga una entidad suficiente como para que le mueva el piso.

Y de esto somos culpables todos. Culpables son aquellos que apoyan al régimen a ciegas sin analizar sus decisiones por el simple hecho de que se identifican con los colores de un partido. Recuerden: el mandatario sólo está autorizado a realizar aquello que expresamente se le ha encargado, entonces, ¿en qué momento se autorizó a los gobernantes a restringir nuestras libertades más allá de lo necesario para que éstas no choquen con las de los demás? Elecciones democráticas no significa carta blanca para realizar lo que sea por encima de lo que sea. Recuerden también que los cimientos de la democracia se hicieron con base en el derecho a la resistencia frente a la tiranía. Cuando un Gobierno se excede en su mandato, es derecho del pueblo arrebatarle el poder, lo que no se traduce necesariamente en actuaciones violentas que desemboquen en un golpe de Estado, sino simplemente en fiscalizar las actuaciones de los gobernantes. Hoy en día este principio está olvidado por los partidarios del Gobierno. Vemos como, por ejemplo, los jueces archivan cuanto juicio llegue acusando a alguna autoridad de alguna conducta irregular.

Culpables también somos los que expresamos nuestro desacuerdo a viva voz pero nuestras actuaciones quedan, como máximo, en una grabación o en la tinta de un papel. Aquello no basta. Se necesita tomar las acciones permitidas en derecho para poder impugnar los abusos de poder y las violaciones injustificadas a nuestras libertades.

Demás está decir que los más culpables de toda la pasividad que reina en el Ecuador son los que nada hacen y nada les importa. Al menos dígnense en leer los diarios más allá de las páginas de deportes.

No es mi propósito desmerecer toda actuación del Gobierno actual, ya que tiene muchas que rescatar, tales como el mejoramiento de los servicios públicos, la inversión vial, en vivienda, en salud, etc. Simplemente cumplo con informarles que no se debe gobernar con un ejemplar de “El Príncipe” de Maquiavelo bajo la manga. El fin no justifica los medios, y los derechos deben ser respetados siempre, nunca ultrajados bajo la excusa de que una medida favorece a “la mayoría”. Las personas son fines no medios…

P.D. Aquí una iniciativa que demuestra un alejamiento de la apatía que nos aqueja, con relación al fraude fraguado en el Consejo Nacional Electoral afiliando a personas a diversos grupos políticos. ¡Actuemos!

* El texto de Esteban Noboa ha sido publicado originalmente en el blog El Gran Dictador

3 Comentarios el Y aquí nadie hace nada

  1. Y donde estan los odiadores que abundaban para comentar??? Que paso?? les comio la lengua el raton? o se les acabaron los “argumentos cargados de odio e incoherencias” que suelen poner a montones en este foro???

  2.  Hay gente que no es capaz de entender que en El Ecuador hay gente capaz de destruir al Pais con el unico fin de lograr sus objetivos mezquinos. Correa no es un Presidente perfecto, pero es lo mejorcito que ha tenido el Pais en toda su historia republicana. Echarle toda la culpa a Correa es demasiado pobre, pues se reduce a nada. Aunque a muchos no les parezca Correa es el que esta siempre a la defensiva. Este individuo nos invita a leer los periodicos, y si yo tambien le invito para que vean la violencia en contra del gobierno, la invisibilidad de los logros del gobierno. Es la oposicion pobre, pobrisima la responsable de la polarizacion en el Ecuador, pero no es una polarizacion genuina, es creada para desestablizar, hay planeadores, hay un proyecto, un blibreto que se sigue para alcanzar el objetivo.. sacar a Correa del camino y tomar para si la reparticion del Pais.

  3. Estimados William Y Martha

    Sin duda y en honor a la verdad Correa ha hecho y mucho. Mejores carreteras, recuperación de las ganancias petroleras, incautación de los bienes de los ladrones que saquearon el país en el 99, que por cierto ya debieron venderse hace rato y sobre todo los canales Gama y TC, Excelente labor en lo social con las escuelas del milenio, mejoramiento del IESS, y sobre todo la misión Manuela Espejo de Lenin Moreno.

    Pero disculpen que les diga que su presidente es el más grande insultador que no tiene censura en horario vespertino los sábados. Como no recordar que en U católica de Guayaquil, incito a que compañeros de universidad se agredan entre sí (ustedes son 400, los otros 50, ustedes mismo arreglen este problema). Y también recuerdo otros adjetivos como Gordita horrorosa, que estoy seguro que si le hubieran dicho igual a su hermana, esposa o mamá, otro seria el cantar verdad. 

    Pero en realidad esos no son los temas de fondo, lo que realmente debe preocuparnos es que además del gasto social se de prioridad a la producción también, la producción y sobre todo la extranjera no viene al país por miedo a la seguridad jurídica. Porque se premia a jueces corruptos como Paredes y a ladrones como Emilio Valencia, al uno como juez y al otro como diplomático, en el soberano gobierno de la Revolución Ciudadana. El homenaje en un hotel al juez Paredes tiene el mismo sabor amargo de boca que tuvo el festejo de Jacobito, cuando en el gobierno del loco festejo con bombos y platillos su primer 1.000.000 de dólares.

    Otro tema preocupante es que se tapa todo tipo de actos corruptos de este gobierno, como la narco valija y narco avioneta. Resulta que mientras que en Italia hay algunos detenidos aquí no ha pasado nada. Y los organismos de control como la Contraloría, Superintendencias, Consep y Corte Constitucional están de vacaciones desde Agosto del 2006 y brillan por su ausencia.

    En otro caso de terrible imagen para el país, se brinda posada y seguridad con mi plata a un fugitivo de la Justicia como Assange, que esta bien guardado en una embajada revolucionaria y que ha pirateado el sistema del CNE, mientras que los que salen a protestar en las calles de Ecuador ya no tienen ese derecho porque ahora son calificados como terroristas.

    Y para acabar, resulta que todos, absolutamente todos los partidos y sobre todo AP que solo ha tebido 500.000 errores y los demás si tienen firmas falsas, hoy son las víctimas, el CNE no tiene la culpa y el pueblo es el único que no sabe a quién ir a reclamar este atropello y ahora le pide ayuda al Chapulin Colorado, porque dice: oh, y ahora quien podrá defenderme…

    Si las cosa siguen así, no quiero ni imaginarme como van a acabar las elecciones en el 2013.

     
        

Los comentarios están cerrados.