Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

¿Habrá que ir a despedirlo?

Por Jesús Ruiz Nestosa
Salamanca, España

Al abrir mi correo y dar una mirada rápida a los mensajes que habían llegado, de pronto me detuve en uno y me quedé pasmado. ¿Qué es lo que realmente está ocurriendo? El titular del sitio “Resumen Latinoamericano” en grandes letras en negrita decía: “Nicolás Maduro exige respeto al presidente Hugo Chávez”. Entonces, ¿en realidad se está muriendo? No es disparatado pensar en ello. ¿Por qué le faltan al respeto? ¿Han comenzado ya a correr los chistes macabros que suelen aparecer en casos como este? ¿Se ensañan ya en la figura del que no les dejó ni siquiera un trozo de aire fresco para poder respirar una bocanada vital de libertad? “Cuando escuchamos la miseria humana de esta derecha, metiéndose con la vida de un ser humano, lo que uno siente es indignación”. No dijo cómo la “miseria humana de esta derecha” se ha metido con la vida de Hugo Chávez. ¿Le cortó el oxígeno? ¿Le apagó el acondicionador de aire? ¿Le cortó la corriente eléctrica del aparato que le está bombeando sangre?

Por Jesús Ruiz Nestosa
Salamanca, España


Publicidad

Al abrir mi correo y dar una mirada rápida a los mensajes que habían llegado, de pronto me detuve en uno y me quedé pasmado. ¿Qué es lo que realmente está ocurriendo? El titular del sitio “Resumen Latinoamericano” en grandes letras en negrita decía: “Nicolás Maduro exige respeto al presidente Hugo Chávez”. Entonces, ¿en realidad se está muriendo? No es disparatado pensar en ello. ¿Por qué le faltan al respeto? ¿Han comenzado ya a correr los chistes macabros que suelen aparecer en casos como este? ¿Se ensañan ya en la figura del que no les dejó ni siquiera un trozo de aire fresco para poder respirar una bocanada vital de libertad? “Cuando escuchamos la miseria humana de esta derecha, metiéndose con la vida de un ser humano, lo que uno siente es indignación”. No dijo cómo la “miseria humana de esta derecha” se ha metido con la vida de Hugo Chávez. ¿Le cortó el oxígeno? ¿Le apagó el acondicionador de aire? ¿Le cortó la corriente eléctrica del aparato que le está bombeando sangre?

En aquellos días de noviembre de 1975, previos al día 20, corrían por España los chistes más irrespetuosos en torno a Franco que agonizaba en el palacio de El Pardo, después de haber gobernado con mano inflexible y cruel el país 36 años, o 39, según desde donde se empiece a contar. Quien siembra vientos cosecha tempestades. Y el momento de la cosecha había comenzado.

Una de esas historias contaba que un grupo de trabajadores, arreados como es costumbre en las dictaduras, fue hasta El Pardo para demostrarle solidaridad. La mujer de Franco, Carmen Polo, abrió la ventana para saludar y subió un coro de voces hasta la habitación. Franco pregunta: “Carmen, ¿qué pasa allí afuera? ¿Qué es ese ruido?” Su mujer: “Es el pueblo, Paco, que ha venido a despedirse”. El caudillo: “¿Y adónde se va?”.

Al escuchar las palabras de Maduro, el mismo que alentó una sublevación militar antidemocrática en Paraguay, tuve la sensación que estaba él tratando de detener la cosecha de tempestades que le corresponde al que sembró vientos no solo en su país sino en todo el continente sudamericano. Iba a volar directamente desde La Habana a Brasil para asistir a la cumbre del Mercosur y recibir allí la ovación que le correspondía al haber logrado ingresar al bloque después de expulsar a Paraguay del grupo. La gran estrella del vodevil político latinoamericano no pudo tener su gran noche. Los reflectores se apagaron sin que con su gesto prepotente pudiera sonreírle a quienes fueron cómplices de su abyecto juego: Argentina, Uruguay y Brasil. Y regresó silenciosamente a Caracas.

Pues bien, señor Maduro, el respeto no se logra con pedidos, ni con imposturas autoritarias. La prepotencia despierta miedo, o rechazo, nunca respeto. Pero lo haremos, no porque usted lo pida, no porque Chávez se lo merezca; respetaremos su agonía porque es un ser humano al que, parafraseando a Fidel Castro, “la historia le juzgará”, pero dudo que absuelva ni al uno ni al otro.

Le respetaremos, sí señor, aunque no sé si todos podrán comprometerse a lo mismo. No estoy muy seguro de que aquellos que han sufrido sus persecuciones, sus bravuconadas, su agresiones, puedan hacer lo mismo. No sé si aquellos que debieron optar por el exilio forzoso para huir de su cólera irracional; no sé si aquellos que debieron abandonar todo lo que poseían en Venezuela y salir del país con lo que entraba en dos maletas; no sé si los ciudadanos paraguayos de bien, no los que salieron a la calle a celebrar los castigos que hemos recibido, sino los que sintieron avasallada su dignidad; no sé, señor Maduro, si es humanamente comprensible que se les pida que no manifiesten una gran sensación de alivio por su desaparición y el descontento que les ha causado.

Quienes no creemos en la inmortalidad del alma, ni en la “otra vida”, ni en la justicia divina, sino solamente en la justicia de los hombres –aunque tantas veces nos haya defraudado– buscaremos que las tempestades que Chávez ha comenzado a cosechar sean nada más que aquellas que en justicia le corresponden. Ni más violentas, ni más benignas: simplemente las justas, incluyendo aquellas ráfagas que le corresponderán también a usted porque se las merece. Su figura y la de su patrón son tan odiosamente grotescas que ni siquiera pueden inspirar un buen chiste en el momento final.

* Jesús Ruiz Nestosa es periodista y escritor paraguayo. Su texto ha sido publicado originalmente en el diario ABC Color, de Paraguay.

5 Comentarios el ¿Habrá que ir a despedirlo?

  1. Si Chavez no hubiera pasado ese trajin de la campaña electoral ultima, donde incluso visitaba 5 estados en un dia, no estuviera seguramente por estos trances. Desgraciadamente, el mismo, por perpetuarse en el poder no cuido su salud.

  2. Yo créo que todo lo que está pasando el gorila de ese bello país , y como lo dice tan
    lucidamente el sr Jesús Ruiz con el apoyo de la gran mayoría de latinoamericanos, no es más que lo que sembró con esa trasnochada política de izquierda del “Socialismo .del siglo 21”, mamarracho del que hasta su creador lo abandonó al darse cuenta de su estupidez
    La verdad que este infeliz que destrozo ese bello pais y lo quiere convertir en otra Cuba, no merece nuestro respeto ni nuestra lástima, sinó más bien nuestro desprecio y repudio , este “ignorante con suerte” que ha dilapidado la riquesa venezolana como si fuera su patrimonio personal, este despreciable individuo que ha dividido a Venezuela sembrando odio entre hermanos, Este ignorante que cree poder comprar respeto con dineros ajenos , No merece ninguna consideración, sinó más bien nuestro impaciente deséo de que el Creador disponga su partida , para que Venezuela regrese a la paz , desarrollo y progreso que se merece , saliendo de ese “PRIMER PUESTO EN LA CORRUPCION ” que se ganó con este gobierno.

    Que descanse en paz (si puede) lo antes posible

    • “Entonces, ¿en realidad se está muriendo?”???? Increíble.. según este tipo, solo si alguien está muriendo, merece respeto.. Una bestia mas.. El ejército de trolls de Jijón se “fortalece”

      • No créo que solo los que estén muriendo merescan respeto, pienso que algunos canallas como Hitler ,Idi Amin ,Gadafi que tiene en común haber hecho inmenso daño a sus pueblos , e intentaron dañar a y oprimir a otros., no merecen respeto ni despues de muertos .

        Pienso tambien que estupidos FANÄTICOS y CONVENIDOS son los que apoyan en forma total e irresponsable a un gobernante egocéntrico que se crée el elegido e iluminado mientras lleva al pais al desatre como lo ha hecho este gorila , o como pretenden otros aprendices de dictador que quieren seguir sus pasos.

        Créo que BESTIAS deben ser todos Uds. que apoyan a enemigos de su pueblo como lo hace nuestro gobierno con, Ahmadineyad, el tirano de Siria,,o como lo hizo con Gadafi o el muchachito dictador de Corea del Norte.

        QUIENES SON LAS BESTIAS?
        y QUIENES SON LOS TROLLS?
        TE RECONOCES?,y yo no te insulto, solo uso tus propias palabras

  3. Una enorme cantidad de latinoamericanos estamos convencidos que se trata de un
    “show” la enfermedad del gorila Chávez, pero en otras ocasiones he
    creído que está verdaderamente enfermo y he deseado fervientemente su
    desaparición física, en el supuesto de que con ella desaparecerá este engendro
    de “revolución bolivariana y socialismo del siglo XXI” y al fin, el
    entierro del otro engendro: la “revolución” cubana y la tiranía
    comunifascista que ha destruido a Cuba casi hasta sus cimientos. Veremos pronto
    si en realidad este desvergonzado y mentiroso demagogo no está enfermo si no
    que esta manipulando al electorado aborregado de venezolanos en las elecciones
    seccionales de este domingo, para que voten por la tendencia comunista del
    Payaso Chávez, todo ha sido un muy bien
    montado espectáculo.

Los comentarios están cerrados.